15|OCTUBRE|2015
#2
ISSN: 2362-3918

Presentación de EL CALDERO de la EOL en ocasión de las Jornadas Nacionales de Carteles 2015
Gabriela Camaly

Quiero agradecer a Andrea Zelaya, responsable de la Dirección Editorial de El caldero de la EOL y al Directorio de la Escuela que me convocaron para esta presentación.

On line es la nueva modalidad de publicación por decisión del Consejo que, junto con Silvia Baudini, Directora de la Escuela, han introducido este importante cambio. Si lo han recorrido, habrán podido observar que presenta una estética preciosa! El nuevo logo anuda la línea y la letra conformando una vasija, un caldero. Andrea Zelaya y su equipo de trabajo A. Antuña, V. Berenstein, R. Cozza, P. Husni, G. López, E. Prego, y J. Torregiani junto con el Directorio de la EOL y, una vez más, el aporte de Eduardo Médici, artista plástico admirable de reconocimiento nacional e internacional, tan querido por todos nosotros. Hoy diría, si es que se puede decir, que él es un artista lacaniano. El Caldero entonces es la vasija, pero también lo que contiene. El Caldero permite, además, por su propia topología, ese movimiento de pasaje entre su interior y su exterior, una superficie que comporta un vacío, lo encierra, lo circunscribe y se sostiene a partir de él.

El Caldero on line tiene como ventaja la agilidad de la información en los tiempos que corren, y un mayor alcance en la difusión, con un sistema de interlinkeado que abre a los sitios de interés. Los artículos son breves y reflejan la actualidad de la Escuela, los acontecimientos que nos ocupan, los que hubo bajo la forma de reseñas, trabajos e informes, y lo que están por venir sobre los cuales sostenemos un trabajo de elaboración compartida. En el primer Caldero on line, publicado en mayo de este año, se agregan algunos otros como el texto de Miquel Bassols sobre "El objeto (a) sexuado" o el de Aníbal Leserre sobre "El pase, sus luces y sombras a partir de la última enseñanza de Lacan", presentado en la primera Noche del Directorio de 2014, así como también las resonancias de esa noche y el debate actual sobre el pase con el aporte de distintos colegas. A esto se suman los textos de Fernando Vitale y Ernesto Sinatra, presentados durante nuestras Jornadas Anuales del año pasado sobre el tema del VII ENAPOL, acontecimiento para el que nos preparábamos y que acaba de concluir en San Pablo. Las notas sobre La Red y Pausa nunca faltan. Así mismo, se anuncia la primera Noche del Consejo de este año que también estuvo en consonancia con el tema del ENAPOL.

Pero tenemos también El Caldero impreso. Surge de la decisión, por parte del Consejo, de mantener el formato en papel para casos excepcionales, referidos a temas específicos del trabajo de Escuela, que conciernen a la política del psicoanálisis. Así ha sido el caso de El Caldero 23 sobre El arte del control, publicado el año pasado, y así será también el caso de El Caldero 24 sobre La autoridad analítica de próxima publicación y que recogerá las elaboraciones de la Noche del Consejo de este año. Entonces, como se pone evidencia, se trata de que en casos extraordinarios quede un documento escrito como memoria del trabajo que la Escuela ha producido. Esta tensión y esta movilidad entre El Caldero on line y El Caldero impreso me parece una excelente invención.

Puedo además dar un pequeño anticipo del próximo Caldero on-line, anunciado para octubre próximo. Allí podrán encontrar el texto de Marcus André Vieira con la presentación del Scilicet sobre el próximo Congreso de la AMP en Rio de Janeiro, un texto sobre la próxima Noche de la Escuela Una, seguramente las reseñas del VII ENAPOL que se acaba de celebrar en San Pablo, de la Feria del Libro EOL Urbana 2015, de la reciente noche preparatoria de las próximas Jornadas Anuales de la Escuela Solos y solas, y también de estas estupendas Jornadas de Carteles. Es posible que se publique alguno de los trabajos presentados en los acontecimientos mencionados, y también un texto que será de gran interés pero es una sorpresa. En fin, El Caldero remite a lo hecho dando algunas vueltas más y difunde los acontecimientos que están el porvenir.

Hoy, además, me interesa especialmente subrayar el movimiento que va de lo privado a lo público. Lacan señala ese pasaje cuando se refiere al pase en el "Cierre de las Jornadas de Carteles de la Escuela freudiana de París" en 1975. Subraya la irrupción de lo privado en lo público. Lo privado, dice Lacan, concierne a los asuntitos de cada uno, y estos siempre tienen una connotación sexual. De allí, cierta dimensión de vergüenza que hace que sea necesario que se mantengan en el plano de la privacidad en el análisis. También están los asuntos de cada uno en su relación con la Escuela, y el peso de significaciones y de goce que los mismos conllevan. En este sentido, el pase constituye una emergencia muy particular de lo privado en la escena pública de la comunidad analítica. Lo que se hace público mantiene entonces una íntima relación con lo privado.

El Caldero de la Escuela soporta, en alguna medida, este mismo desplazamiento entre lo privado de la vida de la Escuela, lo más íntimo de nuestros lazos, y lo público. Y por eso se puede leer, de manera expuesta a veces y otras más bien entre líneas, la intimidad que habita el espacio de la Escuela y lo que allí «se goza».

Pero aún hay algo más. En al menos dos ocasiones Lacan se refiere a la publicación en psicoanálisis jugando con el equívoco poubellication: en la página 147 del Seminario 19 y en la "Introducción de Scilicet como título de la revista de la Escuela freudiana de París" en los Otros Escritos. En ambos casos, el neologismo poubellication viene a señalar la condensación entre poubelle -tacho de basura en francés- y publication -publicación-. Se trata del lugar a donde van a parar los restos de lo que se ha comido, lo que comemos en la Escuela, lo que alimenta y también lo que sirve para el goce. Viene bien recordarlo para saber que es necesario que se produzcan los restos, lo que ya no sirve para nada y de lo que es necesario desprenderse, para poder pasar a otra cosa.

Este movimiento implica que se pueda desustancializar el saber, así como también lo que son nuestros acontecimientos, incluso nuestras publicaciones-poubellicaciones, y comprender que la cosa no se juega en lo que está constituido como saber compartido por la comunidad analítica, ni tampoco como modo de funcionamiento instituido, ni por los modos de presentación fija, sino en el movimiento mismo, en ese espacio que se produce entre uno otro para tratar de cernir cada vez lo que se escapa como imposible de decir.

Para concluir, una pequeña anécdota. Hace ya varios años, cuando todavía faltaba un tiempo para que me hiciera cargo por dos años de la publicación de El Caldero, me encuentro con una querida amiga. Ella no es psicoanalista pero es alguien que sabe leer, sin duda hubiera sido una gran analista. Llego al bar, deposito mis libros sobre la mesa de café, entre ellos varios Calderos. Mientras me acomodo, ella los toma, lee en silencio las portadas, los hojea. Luego de unos minutos, me mira y exclama: «¡Alalá! El Caldero de la Escuela… ¡la cosa está que arde!»… y creo que es bueno que así sea.

INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
STAFF

Dirección:
Silvia Baudini

Dirección de Editorial: Andrea V. Zelaya

Comité de Redacción: Alejandra Antuña, Verónica Berenstein, Roxana Cozza, Guillermo López, Paula Husni, Enrique Prego, Jazmín Torregiani

APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter
Kilak | Diseño & Web