AGOSTO|2016
#3
ISSN: 2362-3918
Noches Directorio: Presentación del libro de Jacques- Alain Miller: Todo el mundo es loco

A propósito de la presentación del último curso de Jacques-Alain Miller editado en castellano, "Todo el mundo es loco", la primera noche del directorio abrió el espacio para puntualizar diferentes nudos de reflexión y debate para los psicoanalistas de la orientación lacaniana. La noche contó con la presentación de los comentarios de Aníbal Leserre, Silvia Elena Tendlarz y Fabián Naparstek, con la coordinación de Luis Tudanca. El recorrido transitado por las exposiciones permitió detenerse en distintos parajes de la teoría, la política y la práctica del Psicoanálisis. El ultimísimo Lacan y su articulación con la enseñanza anterior, la cuestión de lo real en la época de la cifra, la singularidad en los tiempos de la homogeneización, la apelación a la contingencia frente a lo universal – necesario de la ciencia, la transmisión del Psicoanálisis, la posibilidad de enseñar lo no enseñable, el Psicoanálisis en la era de lo líquido, el síntoma y la cuestión de los nudos fueron varios de los puntos que permitieron abrir el juego a la conversación posterior. A propósito de sus intervenciones, Silvia Ons, Carlos Rossi y Ricardo Nepomiachi nos dejan sus comentarios.

 

Acerca del Psicoanálisis y lo líquido
Por Silvia Ons

Entiendo el estado líquido del que habla Bauman como un efecto claro del capitalismo que se caracteriza por la reabsorción de todos los signos y significantes que nombraban a los sujetos, apropiándolos para el mercado y licuando así su peso propio. Llamativamente Bauman no liga su hallazgo con lo ya pensado por Nietzsche, cuando describió la decadencia de la civilización occidental con el nombre de nihilismo. Es que la devaluación de los valores reverenciados históricamente, genera necesariamente un estado fluido, donde lo sólido metafísico, no puede ya sostenerse. La devaluación de un valor no es destrucción física ni simple desaparición, una vieja ontología cosista guía nuestra mirada, sin embargo, el valor devaluado continúa existiendo, se sostiene impertérrito dentro del círculo de visibilidad, hasta es invocado con más frecuencia e intensidad...sólo que ya no vale, es decir, se revela incapaz de galvanizar las energías humanas, incapaz de ordenar y de estructurar un orden. Claro que Nietzsche no articuló tal devaluación con el capitalismo mismo y para ello tendríamos que retrotraernos a Marx ya que es en el capital mismo en donde se asienta tal devaluación y todo se torna "líquido". Lacan anticipó el alcance creciente de este fenómeno y así se entiende la respuesta que Lacan le dio al analizante Lemoine, cuando éste lo interrogó acerca del cambio introducido en la duración de la sesión: "hacer la sesión más sólida" Entonces no podemos pensar en un psicoanálisis "líquido", cabe recordar que Lacan afirmaba que el psicoanálisis es una salida del discurso capitalista

 

Lacan con Sade
Por Carlos Rossi

"Πραξιζ καí ποíησιζ ετερον" (la praxis y la poiésis – creación- son distintas) Aristóteles
"Hagan como yo, no me imiten". Lacan [1]
"Franceses, un esfuerzo más si queréis ser republicanos". Sade [2]

Nudo o poema, tomando en consideración el desglose producido por las citas arriba indicadas, podrían constituirse en una falsa oposición. Se puede ser tan críptico en la enunciación tanto con uno como con el otro. La perspectiva del poema, como creación ex-nihilo, vuelve la aguja a cero ya que se trata de una ilusión alquímica. Si el final del análisis confronta a cada quien con su real, lo que queda es un salto. Como la serie convergente del 1 intentando ligarse al 2: 1 + 1/2 + 1/4 + 1/8 + 1/16 + 1/32 + 1/64 + 1/128 +….= 2. Es decir, y aquí Zenón juega su partida, en el análisis se produce un salto infinitamente pequeño pero incalculablemente grande: la forma que toma el sinthome al final. Si se trata de no imitar entonces intentemos poner en tensión la primera oposición, "Nudo-Poema" con una segunda: "Locura-Debilidad Mental". La pregunta de Lacan en su Seminario 23, ¿Joyce estaba loco? implica poner la lupa sobre el carácter necesario pero tortuoso del trabajo de tallador sinfín sobre el lenguaje del escritor Irlandés. Treinta años de labor, entre Ulises y Finnegans Wake, para dejar solo un enigma. No digo que sea poco. Digo que es una locura. Si se trata de elegir entre locura o debilidad entonces nunca se debe olvidar que Lacan jamás retrocedió en hacer fracasar su enseñanza para extraer una magra gota de saber de un real que resiste fugándose. Porque no hay acto sin fracaso, la invención de cada uno, el algún caso nudo en otro poema

 

El Psicoanálisis y su transmisión.
Por Ricardo Nepomiachi

Dado que el psicoanálisis no es una técnica ni una ciencia, se plantea la cuestión de su enseñanza. Y Lacan fijó su posición desde el inicio: en su comentario sobre el Menón y lo enseñable, sostuvo que la meta y la paradoja del Menón es mostrar que la episteme no abarca todo el campo de la experiencia humana y que, sobre todo, no hay episteme de lo que realiza la areté de esa experiencia (cap. 2, El Seminario 2).

Justamente, la areté, la excelencia, planteará a los griegos una pedagogía, paideia, que responda al deseo de formar y educar.

Para Sócrates, el problema no era saber esto o aquello, sino ser de tal o cual manera, un estilo de vida. Por el contrario, la esencia de la pedagogía consiste en instalar la presencia del Otro, una doctrina que lo explica todo. Se trata, en cambio, del uso del discurso.

Lacan cuestionó la solución dogmática que rige la mayoría de las prácticas humanas sosteniendo que los practicantes excelentes, eminentes, Temístocles, Pericles, actúan en el grado más elevado de la acción según lo cual lo verdadero que hay en la experiencia no es aprehensible por un saber ligado (episteme). Y los califica de buenos psicoanalistas porque respondieron lo debido a un acontecimiento significativo, hicieron la buena interpretación en el momento oportuno (kairós).

Cabe destacar el valor del ejemplo, que no es un modelo, sino que permite transmitir lo que no se puede enseñar.

La Prudencia es una disposición práctica cuyo objeto es la contingencia, lo que ningún saber alcanza a captar, y se distingue de la sabiduría teórica, que puede encontrarse en la ignorancia de los asuntos prácticos.


  1. Lacan, Televisión.
  2. Sade, La filosofía en el tocador.
STAFF

Dirección:
Luis Tudanca

Dirección Editorial:
Leticia A. Acevedo

Comité de Redacción:
Juan José García, Patricia Kerszenblat, Delfín Leguizamón, Alejandra Loray (Secretaria de redacción)

INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI XIº Congreso de la AMP La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Kilak | Diseño & Web