AGOSTO|2016
#3
ISSN: 2362-3918
Las noches de la Escuela
Noche de Biblioteca: Algo de lo que Usted siempre quiso saber sobre: Ulises
Resonancias
por Elsa Maluenda

El 16 de junio tuvo lugar en la EOL la noche de Biblioteca titulada "Algo de lo que usted siempre quiso saber sobre: Ulises", en la que participaron Marcelo Zabaloy y Carlos Rossi.

Ulises es un libro que tiene vigencia y que cobra vida cada año en los Bloomsday que se realizan en Dublín desde 1954 y también en otras ciudades del mundo porque si bien habla de Irlanda y de los irlandeses toca temas que son fundamentales para el hombre, la paternidad, el nombre propio, la pertenencia a una comunidad y también el amor, la infidelidad, la muerte y la trascendencia. Así como el protagonista de la Odisea, Ulises, encuentra innumerables obstáculos para volver a su casa, a la isla de Ítaca, así Leopold Bloom se demora en volver junto a su esposa Molly, y cada uno de los que nos acercamos al libro podemos sentirnos representados en tanto no hay casa donde volver porque de alguna manera nos fuimos de allí. Creo que es un libro que a pesar de que Joyce lo escribió fuera de su isla, fuera de Irlanda, no tiene el afecto triste del que podría haberlo teñido la nostalgia, porque es en el recorrido donde se encuentra lo nuevo. Como en el recorrido de un análisis.

Ulises es para los que se llaman joyceanos como los seminarios y escritos de Lacan para los lacanianos. Una y otra vez podemos recorrer sus páginas encontrando algo nuevo y eso a veces, nos causa para hacer una transmisión posible. 

Ítalo Calvino en Por qué leer los clásicos afirma: "Un clásico es un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir". Esta premisa se ajusta sin duda al Ulises, la novela que cambió de modo radical la forma de escribir y de leer, y que podemos incorporar a la lista de clásicos más citados que leídos.

Para Jorge Luis Borges la empresa que Joyce se propuso es en apariencia modesta, narrar un día en la vida de Leopold Bloom. Pero un día en la vida de cualquier hombre tiene infinidad de cosas para registrar: percepciones, recuerdos, pensamientos, encuentros, en suma –dice Borges– en un día está presente el infinito. Como en la paradoja de Aquiles y la tortuga y como –en al menos dos cuentos del propio Borges– Funes el memorioso y El Aleph.

Ha pasado casi un siglo de la controvertida primera edición del Ulises, y desde entonces ha suscitado tanta admiración como rechazo. Se ha dicho hasta el hartazgo que es un libro imposible de leer, entonces: ¿por qué leer Ulises hoy?

Porque se publicó una nueva traducción al español el año pasado en Argentina, que debemos a la pasión de su traductor Marcelo Zabaloy y de su editor Edgardo Russo. Porque quienes nos hemos topado con la dificultad que tal lectura conlleva, encontraremos en las extensas notas que acompañan cada uno de los 18 capítulos una guía imprescindible. Porque como ha declarado Zabaloy en un reportaje, se trata de un libro que nos hace mejores personas. Enunciado un tanto enigmático que cada lector podrá comprobar o refutar.

A Marcelo Zabaloy lo contacté a través de la editorial el cuenco de plata y tuve un primer encuentro con él en el mes de marzo. De esa conversación quiero destacar que cuando le conté que estaba leyendo el capítulo 10 de Ulises, me dijo sonriendo y enfáticamente: "¡pasaste Escila y Caribdis!", aludiendo al canto XII de la Odisea con que Joyce tituló el capítulo 9 y que aparece en el  esquema que le dio a sus amigos Carlo Linati y Stuart Gilbert para ayudarlos a comprender la estructura del libro. El esquema Gilbert lo encontramos reproducido en la página 11 de esta edición.

Escila es un monstruo de 6 cabezas que devorará a otros tantos hombres de la tripulación de Ulises. Caribdis es una criatura que sorbe el mar y vuelve a escupirlo, creando remolinos que destrozan los barcos. En lenguaje corriente sería algo así como estar entre la espada y la pared, para Hamlet el dilema "ser o no ser" y con Lacan podemos evocar la elección forzada de la bolsa o la vida.

En el capítulo 10 el joven Stephen Dedalus, personaje que conocimos en El retrato del artista adolescente y que en el Ulises comparte el protagonismo con Leopold Bloom, despliega en la Biblioteca Nacional de Irlanda, ante el bibliotecario y otros amigos, una especie de conferencia acerca de Shakespeare y más específicamente sobre Hamlet. Este capítulo es un diálogo sobre la literatura y sobre el misterio de la creación. La figura del creador está presente en el autor Shakespeare, y también en la figura de Dios y del padre de familia. Stephen propone que cada uno de los personajes creados por Shakespeare representan facetas del carácter y la biografía del autor. Podríamos decir que la pregunta de Stephen es ¿qué y cómo se realiza la transmisión de un padre a su hijo? ¿Qué sobrevive en un hijo del legado paterno? Él anda a la búsqueda de un padre, porque desprecia a su progenitor. El misterio de la paternidad es para muchos comentadores el tema central del Ulises. En la página 211 leemos: "La paternidad, en el sentido de engendrar de manera consciente, es desconocida para el hombre. Es una herencia mística, una sucesión apostólica (…) sobre este misterio, y no en la madonna (…) está fundada la iglesia y de manera irrevocable por estar fundada (…) sobre el vacío. Sobre la incertidumbre, sobre lo improbable. Amor matris, genitivo subjetivo y objetivo, puede ser lo único cierto en esta vida. La paternidad puede ser una ficción legal".

Esta cita resuena con los desarrollos de Lacan acerca del Nombre del Padre como función necesaria y que en sus últimos desarrollos conceptuales será lo que permita el anudamiento de los tres registros.

Lacan dice en el Seminario 23 "Ulises es el testimonio de lo que mantiene a Joyce arraigado al padre mientras reniega de él".

Si bien en esta frase se ligan la vida y la obra de Joyce, creo que a diferencia de Stephen -que intenta explicar la obra de Shakespeare a través de la biografía volviéndolas inseparables y con límites imprecisos, construyendo una biografía apócrifa-, a diferencia de Stephen Lacan se deja enseñar por Joyce para iluminar algunos conceptos psicoanalíticos que está trabajando. Fiel a su estilo de aplicar el arte al psicoanálisis.

Otra cuestión central del capítulo y ligada a la cuestión del padre es la pregunta que aparece en la página 213: "¿Qué hay en un nombre? Es lo que nos preguntamos en la niñez al escribir el nombre que nos han dicho que es nuestro". Podemos leer aquí la pregunta ¿cómo servirse del nombre del padre para ir más allá de él? Germán García en la introducción a una edición de Ulises de 1993 dice: "La pregunta por el nombre propio, es la pregunta sobre lo que se incorpora, sobre lo que hilvana los cuerpos entrelazados por las reglas del parentesco".

El capítulo termina con una mención a Cimbelino, una de las últimas obras de Shakespeare. En el final de esa obra llega a su fin la guerra entre romanos y britanos, su mención al final del capítulo 10 alude a la resolución del conflicto Irlanda-Inglaterra así como al conflicto de Stephen con su padre. Stephen piensa "Deja de esforzarte", basta de luchar, como Hamlet, contra el fantasma del padre, basta de luchar contra el padre ausente.

STAFF

Dirección:
Luis Tudanca

Dirección Editorial:
Leticia A. Acevedo

Comité de Redacción:
Juan José García, Patricia Kerszenblat, Delfín Leguizamón, Alejandra Loray (Secretaria de redacción)

INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI XIº Congreso de la AMP La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Kilak | Diseño & Web