DICIEMBRE|2016
#4
ISSN: 2362-3918
Lo que vendrá…
VIII Encuentro Americano de psicoanálisis de la Orientación Lacaniana. ENAPOL 2017
XX Encuentro Internacional del Campo Freudiano
Asuntos de familia, sus enredos en la práctica

La familia, más allá del fantasma – o las marcas del Otro en uno
Por Ernesto Sinatra

"Creemos que decimos lo que queremos, pero es lo que han querido los otros, más específicamente nuestra familia que nos habla. Este "nos" debe entenderse como un complemento directo. Somos hablados y, debido a esto hacemos de las casualidades que nos empujan algo tramado. Hay en efecto, una trama, nosotros la llamamos nuestro destino". Jacques Lacan, 16.7.1975

La nostalgia constituye una de las cicatrices del nombre del padre. Tal vez por eso, mientras preparaba mi presentación de nuestro próximo ENAPOL[1] acudieron yuxtapuestas –y sin convocarlas– un arsenal de imágenes y palabras atesoradas en mi niñez. Luego de desplegarse a su antojo en mi mente, ellas me han permitido transmitirles restos del imaginario social de la familia que me han atravesado, seguramente, como a algunos de ustedes.

Aparecieron entonces recuerdos de dos programas de TV nacionales: La familia Falcón y Los Campanelli, ambos con sus personajes fijos y sus relatos hiper-morales acerca de la vida cotidiana de dos familias, una de clase media tradicional, la otra de inmigrantes…y mientras recordaba, sonreía arropado por esas imágenes. Hasta que –de pronto– una inquietud se apoderó de mí a partir del recuerdo de una simple frase, repetida por el padre de Los Campanelli en ocasión del tradicional almuerzo de los domingos en familia: "¡no quiero escuchar ni el volido de una mosca!". Esa frase atravesó ese contexto enunciativo y se ligó luego con otra, también escuchada –años después– ya no solo con hartazgo, sino con la fuerza de la indignación: "El silencio es salud".

Con esa frase, en su simpleza, la dictadura militar en la Argentina puso en marcha su programa, no sólo para hacer callar a todo un país sino, y muy especialmente, destinado al exterminio de una generación, a la destrucción sistemática de las familias en nombre de la 'pureza familiar' que habría que preservar.

La inquietante familiaridad de lo siniestro me sobrecogió, mis recuerdos se interrumpieron abruptamente y los nombres de los integrantes de una familia tomaban ahora otra densidad: padres, madres, abuelas…

Surgió en mí una interrogación: ¿cómo dedicarnos a los asuntos de familia sin reproducir las nostalgias y perplejidades que inducen los fenómenos que nos han atravesado? 
Días después, aparecieron otras dos series de los '50, ahora norteamericanas: Papá lo sabe todo y ¿Pero es mamá quién manda? Mientras las recordaba, con una sonrisa comprobé que no hacía falta llegar a Homero Simpson en los `80 para descubrir la caída del padre. Sólo era necesario unir los nombres de esas dos series, (papá lo sabe todo pero es mamá quien manda) para descubrir allí la función del semblante paterno… Y sobre todo para comprender las condiciones de su eficacia, cuando el semblante paterno se hallaba sostenido por el deseo de una mujer-madre.

Se esclarece a la distancia, el modo por el que la pareja-síntoma padre-madre sostuvo el semblante de la consistencia universal del padre en nombre de la familia…Y la época actual evidencia que cuando la mujer se desprendió de su tradicional armazón identitario –con la solución del hijo gozado como única solución al ser-mujer– el padre cayó irremediablemente de su pedestal de cristal (aunque se lo creía de hierro).

Digámoslo de una vez: la inconsistencia del Otro es isomórfica con la hendidura real del padre como tal. La familia –adjetivada– paterna se había instalado en esa hendidura, saturó esa hendidura con sus semblantes.

Pero ¿qué es la familia entonces, más acá de los fenómenos que la habitan, que nos habitan? A desentrañar esta interrogación es a lo que nos dedicaremos en nuestro ENAPOL.

Por mi parte arriesgaré una hipótesis: para cada uno la familia constituye el sitio inaugural donde se aloja un personaje decisivo: el Otro primordial, el Otro materno. En la familia como sitio se inscriben las alianzas de sangre entre prójimos y semejantes que denominamos relaciones de parentesco; allí nos espera el baño inaugural del lenguaje. Es decir que la familia –sean cuales fueren sus configuraciones– condensa siempre el lugar y el lazo. Por ello, y especialmente, en ella se inscriben como placa sensible las perturbaciones del lazo social, haciendo síntoma en la vida cotidiana.

La violencia urbana y las segregaciones familiares presentan diariamente nuevas víctimas. La actualidad del femicidio, resuena en la Argentina de hoy desde un clamor social que irrumpe de modo drástico en los asuntos de familia: "¡Ni una menos!", grito de justicia –y advertencia–dirigido a los representantes de la pulsión de muerte para limitar el goce asesino.

En esta perspectiva, para nosotros el femicidio es un nuevo nombre de un viejo problema, que encontró la sanción legal que merecía: el retorno impotente del padre-hombre cuando no soporta lo héteros que actualiza una mujer. O –más precisamente– el intento de destruir en el Otro las marcas de la irremediable diferencia, que la sexualidad humana impone en los modos de gozar.

La diferencia sexual, marcada por la función de la castración en cada Uno, es rechazada y desplazada hacia el Otro femenino, transformando a las mujeres en el objeto del goce, en el kakon mismo; el mal a secas, eso que Lacan destacaba en el artículo de Guiraud sobre los 'homicidios inmotivados': "lo que el alienado trata de alcanzar en el objeto al que golpea, no es otra cosa que el kakón de su propio ser"[2]. 
El femicidio tiene así, parentesco con el bullying: nuevo nombre del mismo kakón que golpea al otro con su burla, para evitar confrontarse con el propio mal, con el propio goce.

Creo que se halla aquí, escondido en las familias –aunque se encuentra ofrecido a todas las miradas– un secreto del psicoanálisis: el de su finalidad, el de su fin.

Ya que al final de un análisis –luego de procesar aquel baño de lenguaje mediante los murmullos de lalengua–, familia puede transformarse para cada uno en otra cosa. Si esto ocurre, cada personaje de la trama adviene, simplemente, el elemento de un conjunto: heteróclito, inconsistente; el que habrá sido reducido, luego de una extrañeza inquietante, a su entidad real de marca.

De este modo, abriendo la vía del sinthome –podríamos decirlo así– familia adviene las marcas del Otro en Uno. Aunque al enunciarlo así, casi, casi ¡habríamos hecho coincidir, previamente, "familia" con "fantasma"! Tal vez sea ése el secreto de la 'familia', aunque uno no lo sepa hasta el final de su análisis. Pasar del fantasma de la familia a las marcas del Otro en Uno, es el trayecto posible que ofrece cada análisis y consiste en 'librarse, después de haberlas recorrido' de las investiduras del sentido, con el que cada Uno extraía el goce a partir del Otro con 'su pata' fantasmática en el Otro familiar.

Es este desprendimiento, la operación de torsión que espera a cada uno en un análisis para reducir el goce de la familia en tanto Otro, al goce singular de Uno, encausado por un deseo vivible.

Cito, para finalizar, la frase de Jacques-Alain Miller que disparó esta presentación:

"no conformarse con ser hablado por su familia, sino a reconocer su identidad sinthomal…ser su síntoma es librarse, después de haberlas recorrido, de las escorias heredadas del discurso del Otro" [3]


NOTAS

  1. Este texto ha sido extraído de la presentación del VIII ENAPOL, martes 25 de octubre de 2016, en la EOL
  2. Lacan, J.,  "Acerca de la causalidad psíquica" , Escritos 1,  SXXI Editores, Buenos Aires, 1988, p. 173
  3. Miller, J.-A., El ultimísimo Lacan, Curso de la Orientación Lacaniana , Buenos Aires,  Paidós, 2013, p..140
STAFF

Dirección:
Luis Tudanca

Dirección Editorial:
Leticia A. Acevedo

Comité de Redacción:
Juan José García, Patricia Kerszenblat, Delfín Leguizamón, Alejandra Loray (Secretaria de redacción)

Staff
INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI XIº Congreso de la AMP La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Kilak | Diseño & Web