DICIEMBRE|2016
#4
ISSN: 2362-3918
Resonancias
Las Noches de la Escuela
Noche de Virtualia y Biblioteca: Letras virtuales – Entre las nuevas y las viejas tecnologías: herramientas para leer, escribir y pensar
Presentan: Paula Sibilia, Juan Carlos Indart
Animan: Juan Mitre y Claudio Spivak
Coordinación: Pablo Russo
Resonancia
Por Paula Husni

Esa opaca intimidad

La primera noche compartida entre Virtualia y Biblioteca, con las exposiciones de Paula Sibilia y Juan Carlos Indart, ha cristalizado el nudo de la discusión para pensar el sujeto y la época. Esta vez, desde perspectivas disímiles: la antropología y el psicoanálisis.

La hipótesis desde la cual parte Paula Sibilia respecto a la subjetividad, los cuerpos, y la época está centrada en que los cuerpos y los modos de ser no son a-históricos sino que cada cultura modela y estimula ciertos modos de ser y estar en el mundo, al mismo tiempo que inhibe otros. Esto incidiría en las relaciones sociales, en las nociones de tiempo y espacio y en la relación con uno mismo.

¿De qué sujeto y de qué noción de cuerpo se trata? Es esta disquisición la que permitirá cernir la disyuntiva que se presenta para poder pensar la cuestión: ¿Se ha convertido el sujeto en objeto de la época hipermoderna y sus tecnologías? ¿Es posible modelar la subjetividad y los cuerpos?

Es así que se hace necesaria la distinción que introduce Juan Carlos Indart cuando señala que la subjetividad a la que Paula se refiere no es equiparable al sujeto del psicoanálisis.

Desde esta perspectiva, el síntoma se localiza siempre en el mismo lugar de lo que se repite más que de lo que cambia, situándose en el resquicio siempre insubsumible del malentendido estructural entre los sexos, la premisa lacaniana de "no hay relación sexual".

Juan Carlos Indart es tajante en este punto; las nuevas tecnologías, los vínculos virtuales, no son una nueva forma de subjetividad sino el esfuerzo – una vez más, agrego – de suplir el fracaso del vínculo social. Que colabora entonces al despliegue de goce fantasmático, síntomas y excesos. Pero eso estuvo siempre, lo que cambia es la forma de producir un plus de goce; en este caso, en esta época, sí con un deterioro del vínculo social.

Hay lo que cambia, hay las nuevas tecnologías, hay un universo desde ya novedoso y que abre nuevas perspectivas para el sujeto contemporáneo. Hay también los cuerpos; más herguidos, más dispersos o más concentrados o hiperconectados; por las paredes, por las aulas, o por las tecnologías de los smartphones. Pero hay también el cuerpo de goce. El parlêtre. Que no es el cuerpo solamente considerado en su estatuto imaginario. Que carga con ese goce opaco, disruptivo, que persiste y no pasa al campo del Otro. Más allá de la viralización, la visibilización o el objeto a en el cenit social que nos presenta Miller en aquel texto de Comandatuba. Es cierto que la época presenta a un Otro omnivoyer, omnipresente, un panóptico tecnológico bajo el cual el sujeto se presta a la paradoja que presenta Paula de "exponer su intimidad". Pero lo íntimo, cuanto más íntimo, sanciona Francoise Julienne, más Otro se torna, más ajeno. Es preciso distinguir "el otro" de "lo Otro". Siguiendo en esta misma línea la noción que Miller resalta sobre el concepto lacanianano de lo éxtimo.

¿Qué se expone, de qué intimidad se trata?

¿Es posible sostener que estamos en la época del goce subido al escenario de las vanidades? Podríamos preguntarle al protagonista de uno de los episodios de Black Mirror, aquel adolescente capturado por un hacker con la cámara de su propia pc en una escena – esta sí – de oscura intimidad, oscuro goce que no sólo no está dispuesto a viralizar sino que podría dar su vida para que no se viralice. La bolsa o la vida. No hay vida si efectivamente el goce, el opaco, el íntimo, sale a la superficie y la torsión quiebra la vida viralizada.

En la perpetuidad del agujero estructural del ser hablante puede entrar tanto un lápiz como un Smartphone para intentar suplir la imposiblilidad de relación sexual, la no identidad del sujeto consigo mismo y el malestar en la cultura.

¿Nos hace más tontos? ¿Más incautos? ¿Más autistas?

Cuestiones de más y de menos.

En una entrevista realizada a Sophie Calle, le preguntan si encuentra obstáculos al trabajar en el territorio de su propia intimidad, y responde:

" Mi trabajo no tiene nada que ver con la intimidad. Cuando uso mi vida, no es mi vida, es una obra colgada en la pared. Algunas cosas que me pasan las uso como motor para tal o cual proyecto, pero eso no significa para mí enseñar la intimidad, sino la poesía que viene de cosas banales, que les pasa a todos."

STAFF

Dirección:
Luis Tudanca

Dirección Editorial:
Leticia A. Acevedo

Comité de Redacción:
Juan José García, Patricia Kerszenblat, Delfín Leguizamón, Alejandra Loray (Secretaria de redacción)

Staff
INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI XIº Congreso de la AMP La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Kilak | Diseño & Web