DICIEMBRE|2016
#4
ISSN: 2362-3918
XXV JORNADAS ANUALES DE LA EOL
Hiperconectados. Los analistas frente a los lazos virtuales.
Mesa – On Demand
Lorena Buchner: "Lo que resiste al mercado común"
Juan Carlos Indart: "La hiperconexión en el consumo y en la producción ¿dónde está la brizna de real sin ley?"
Coordinación: Hilda Vittar
Por Eduardo Benito

"Nuestro porvenir de mercados comunes encontrará su contrapeso en la expansión cada vez más dura de los procesos de segregación"[1]

L. Buchner tomó ésta cita de Lacan y la ilustró con una viñeta clínica. Una joven sueña con ser parte de un fenómeno que se expande por las redes, en consecuencia, dedica mucho tiempo a construir un semblante que responda a los exigentes requisitos planteados para ingresar a una empresa productora y exportadora de estrellas hasta descubrir que hay uno insalvable para ser admitida, poseer la nacionalidad de origen de tal empresa.

Es un ejemplo de por qué, para L. Buchner, el malestar en la cultura ha tomado la forma de la segregación, por lo demás, descripta como algo que resiste a la oferta univesalizante de los mercados comunes.

J.C. Indart inició su comentario tomado otro aspecto que luego se articularia al precedente. Planteó "si hay o no, algo real desbocado a partir del modo de producción llamado 'capitalista" y si lo hubiere, ¿dónde buscarlo? ¿En la hiperconexión del consumo o en la hiperconexión de la producción capitalista?

Siguiendo a Lacan, destinó el primer tramo de sus argumentos a disminuir, sino descartar, las posibilidades de que un real desbocado provenga de la hiperconexión aplicada al consumo. No dejó de reconocer la gran influencia que éste ha tenido, digamos, en la modernidad, pero, "ello no prueba, dijo, que en él se desboque un real inédito, sin ley, desde el punto de vista del psicoanálisis".

El fundamento es simple, tal consumo ‒por inquietante que sea su crecimiento‒ no iría más allá del fantasma y su función: suplir el partenaire sexual que no existe. En ello no hay nada nuevo, ni inédito, sin dudas.

Lo verdaderamente nuevo, en cambio, estaría en el síntoma que el capitalismo ha introducido en el mundo. Su nombre: la proletarización. Que no es otra cosa que la aparición de gente, para Marx, desposeída y reducida a su sola fuerza de trabajo. Tal desposesión según Lacan, ha sido aún más profunda. Para él, nos aclara Indart, el síntoma está ahí, exactamente donde Marx lo situó, pero no se debe leer esa desposesión como la de los pobres frente a los ricos, sino como la desposesión para todos del vínculo social, como el empuje al fuera-de-discurso… como lo que es para cada cual ya no tener de qué agarrarse….

El "para todos", que al pasar mencionó Indart, entiendo lleva el argumento más allá de si hay o no justicia distributiva en el mundo actual. En una respuesta al público agregó, que

"Los lectores del síntoma, nuevo, a partir de Marx lo hicieron, y lo hacen, en términos de pobres o ricos, de explotados o no explotados, pero a ninguno se le ocurrió que lo que está sucediendo es otra cosa , tanto en gente con mucho o poco dinero, y es que pasan a las psicosis.[2]

El rescate de este punto de vista de Lacan, poco comentado, resonó claramente en la sala en una mezcla de sorpresa y cierta preocupación. En lo personal considero que puede ayudar a desprendernos, como analistas, de una lectura aun algo escandalizada sobre, por ejemplo, los niños adictos a las pantallas, o las muchachas que intentan ser Idols, capaces de bajar hasta 30 kilos en un año para lograrlo. En vista de la nueva idea de "desposesión ¿Es ello para escandalizarse? ¿Y qué otra cosa le queda a la gente que no sea aferrarse a una pantalla, (como ejemplo de cualquier adicción) o sostener un "nosotros" que conserve algo del padre, aunque más no sea su cicatriz?

La expresión "lo que resiste" que utiliza L. Buchner, toma aquí todo su valor. Se trata de la resistencia de las segregaciones ante lo común de la globalización, que- siguiendo a Indart- no solo es de los mercados, sino, más profundamente, de las psicosis![2]

El planteo sugiere un futuro de "más y más personas fuera de discurso", con sus efectos clínicos crecientes. No es difícil suponer en ésta joven graves dificultades para armar un imaginario corporal satisfactorio. Tal vez, sea ello, de lo que más habla "el cuerpo que habla", en la actualidad.

Justamente el caso presentado, muy bien elegido, condensa las dos cuestiones. Una muchacha muy caída, nos dice L. Buchner, "del Otro familiar y escolar.", busca pertenecer a un "nosotros extranjero". Por lo dicho, no importaría tanto lo fallido del intento, sino que el mismo se ha vuelto dramático por haber sufrido ya la desposesión de dos discursos, como se menciona. Un enorme esfuerzo por ser incluida, la deja en el mismo punto de partida: no tener de donde agarrase, salvo de… L. Buchner en tanto analista.

Este detalle abre al último punto de este comentario. El cuerpo que habla de esta joven ha sido puesto en transferencia…un algo en su malestar renueva las chances de un respuesta propia del psicoanálisis, una respuesta que, y por lo planteado, no debería convalidar las compulsiones del consumo, ni apuntalar la plaga de las segregaciones, sino en lo posible, intentar anudar lo que la hiperconexión en la producción ha destruido.


  1. Lacan, J., "Proposición del 9 de octubre de 1967", Otros Escritos, op. cit., p. 276.
  2. En la mayoría de los diccionarios consultados el término "común" es ubicado como el primer sinónimo de "ordinario".
STAFF

Dirección:
Luis Tudanca

Dirección Editorial:
Leticia A. Acevedo

Comité de Redacción:
Juan José García, Patricia Kerszenblat, Delfín Leguizamón, Alejandra Loray (Secretaria de redacción)

Staff
INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI XIº Congreso de la AMP La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Kilak | Diseño & Web