DICIEMBRE|2016
#4
ISSN: 2362-3918
XXV JORNADAS ANUALES DE LA EOL
Hiperconectados. Los analistas frente a los lazos virtuales.
Mesa – On Demand
Cecilia González: "Juanito hiperconectado, el asedio de las pantallas"
Leonardo Gorostiza: "El hombre sin secretos y el ateísmo del sinthome"
Coordinación: Andrea Berger
Por Juan José García

Opacidad de lo real

La sala Uruguay del Panamericano alojó una fecunda conversación tejida a partir de los trabajos de Cecilia González y Leonardo Gorostiza. Luego de la presentación de Andrea Berger, ambos leyeron los textos "Juanito hiperconectado, el asedio de las pantallas" y "El hombre sin secretos y el ateísmo del sinthome" respectivamente.

La referencia al dios prótesis del Malestar en la Cultura, citado por Cecilia González, permitió ubicar uno de los movimientos de la época de la hiperconexión. La figura con la que ironizaba Freud suponía una apuesta a la potencia que el animal humano adquiriría a partir del saber de la ciencia y la tecnología como instrumentos de poder y control sobre la naturaleza. Quizás ya se podía advertir la torsión por la cual la prometida divinidad, que devendría de sus "órganos auxiliares", mutaría en la sumisa reducción a mero objeto de la omnividencia de un dios tan invisible y anónimo como terreno.

El paraíso prometido del Mundo sin secretos, presentado por Leonardo Gorostiza, del que internet sería la llave de acceso, culmina siendo, la construcción de un universo orwelliano gobernado por un ojo omnipresente. Cuanto más el mercado promueve el empuje a gozar, más se impone la "necesidad" se instalar la vigilancia y el control para todos. La paranoia generalizada exige las cámaras que materializan, no ya al mentado dios prótesis, sino a la prótesis devenida dios. La máquina panóptica soñada por Jeremy Bentham amenaza materializarse. En esa ambición, un número sellado en cada uno de estos humanos transparentes emergería como la marca de una singularidad apócrifa: una marca que individualiza pero no establece la diferencia absoluta del uno por uno.

En la ilusión de un hombre sin secretos se escabulle algo que constituye el secreto más propio, opaco al ojo, que a partir de un análisis se puede bordear. La producción de un nombre propio puede indicarlo pero no capturar en las redes de lo simbólico. Ese núcleo opaco conforma la objeción más radical a la omnividencia divina, consintiendo hablar de un ateísmo del sinthome.

El Juanito hiperconectado presentado por Cecilia ejemplifica cómo toda la parafernalia prostética de la tecnología es incapaz de elidir la no relación sexual. La pantalla de la tablet no evita la irrupción de goce que emerge como angustia. El instrumento que prometía ser solución se transforma en el agente de un asedio insoportable. Es la analista quien aloja al niño y, operando desde la trasferencia permite tomar un significante que, al ser producido en ese marco y por consiguiente dirigido a "Otro encarnado", permite un tratamiento distinto de esa angustia. Aquí, el lazo analítico da cuenta del fracaso del instrumento tecnológico como medio de domeñar el goce. Dicho fracaso es el índice por el que se da cuenta de algo de lo imposible, vale decir, se revela el naufragio inevitable en el que culmina la pretensión del dios prótesis en su ilusión de ocluir lo real.

STAFF

Dirección:
Luis Tudanca

Dirección Editorial:
Leticia A. Acevedo

Comité de Redacción:
Juan José García, Patricia Kerszenblat, Delfín Leguizamón, Alejandra Loray (Secretaria de redacción)

Staff
INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI XIº Congreso de la AMP La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Kilak | Diseño & Web