DICIEMBRE|2017
#6
ISSN: 2362-3918
Efectos de transmisión
Entrevista a María Josefina Sota Fuentes AE (EBP) 2017-2020

El Caldero: Una vez finalizado su análisis ¿qué puede comentarnos acerca de la decisión de presentarse al dispositivo del Pase?

M.J.S.F.: Hacer el pase siempre estuvo en el horizonte de mi análisis. Mucho antes de mi ingreso a la Escuela, yo ya consideraba el dispositivo del Cartel del Pase un lugar privilegiado para la transmisión y el avance del psicoanálisis, fundamental en la formación y cuyos efectos incidían en mi propio análisis. Haber pedido el Pase de Entrada en 1997 fue uno de estos efectos, a través del cual ingresé en la Escuela Brasileña de Psicoanálisis. Enseguida, me convertí en pasadora, permaneciendo hasta noviembre de 2016 en esta función, extrayendo de esta experiencia, aleccionadora y apasionante, grandes enseñanzas sobre lo que puede ser la experiencia del análisis en los tiempos actuales.

Una vez tomada la decisión de terminar mi análisis, en noviembre de 2016, cuando se dio el pase clínico en el acto conclusivo, el primer deseo que emergió, hijo de ese acto, fue el de presentarme al dispositivo del Cartel del Pase para transmitir lo que fuera mi propia experiencia, de la cual yo misma aprendí y sigo aprendiendo. Me alegra que así haya sido y que no haya esperado para dirigirme a la Secretaría para dar inicio al procedimiento. Sin garantías, no había razones para esperar por alguna, ni para postergar la decisión que, en cierto modo, era siempre mía.

E. C.: ¿Podría ubicar si hubo efectos en su posición como analista a partir del fin de análisis y luego de la nominación que hayan tenido efecto en su práctica?

M.J.S.F.: El acto analítico del final del análisis instauró efectivamente un corte en mi práctica como analista. Aunque a lo largo de mi experiencia de análisis me he apropiado del lugar de objeto en causa en el deseo del analista, subjetivar este lugar a partir del acto conclusivo tuvo varias consecuencias. Entre ellas, haber consentido a la dimensión del inconsciente real como disjunto del inconsciente transferencial, a partir de la identificación al sinthoma como incurable, me permite soportar mejor la paradoja del propio acto analítico que consiste, como decía Lacan, en incitar los desarrollos del Sujeto Supuesto Saber y, al mismo tiempo, encarnar, con la presencia y el decir, hasta el final de la experiencia, el límite de toda ficción posible.

Además, haber comprobado el carácter arbitrario y contingente del significante y el poder del equívoco de la lengua, contrario al determinismo fatalista del sentido conferido por el fantasma neurótico, hizo que el corte y el equívoco se hayan convertido, siempre que sea posible, en herramientas imprescindibles de la interpretación. El amor al síntoma hacía obstáculo a un estilo de interpretación que opera menos por las razones y más por el inconsciente que participa de lo real como une-bévue. Es lo que la salida por el (a)mar como un sinthoma permitió.

E. C.: ¿Podría transmitirnos si hubo algún acontecimiento de cuerpo en el fin de análisis y luego de la nominación?

M.J.S.F.: Después del acto conclusivo, con la caída del inconsciente como Sujeto Supuesto Saber, surgió una nueva relación con el inconsciente y con el saber, aún en las últimas sesiones de análisis, cuando verifiqué la emergencia de un decir que ya no esperaba más el complemento que tanto perseguía cuando hablaba. Quería ser entendida por el otro en un capricho de la pulsión invocante, sin que yo necesitara decir casi nada, o, aún, buscando el matrimonio con el sentido dado por el Otro a quien yo me uniera divinamente.

Consentir con el vacío anidado en el decir fue fundamental. En el desenlace del análisis, un nuevo enlace se dio con una satisfacción inédita, un verdadero acontecimiento de cuerpo que se produce cuando los equívocos de la lengua se apoderan de mí, con la suavidad de su vida, de la vida que soy y que sigue, de la musicalidad que resuena en el vacío fértil del inconsciente poeta que me alegra y me aloja cada vez que se produce. Esa dimensión del decir me afecta con el entusiasmo del gay savoir que finalmente pude experimentar, como contrapunto al saber triste que tanto me atormentó a lo largo de la vida. Más que un acontecimiento, es el cuerpo que se va tejiendo en un decir.

STAFF

Dirección:
Luis Tudanca

Dirección Editorial:
Leticia A. Acevedo

Comité de Redacción:
Juan José García, Patricia Kerszenblat, Delfín Leguizamón, Alejandra Loray (Secretaria de redacción)

Colaboradores:
Silvina Díaz, Ana Cecilia González, Santiago Hormanstorfer

Staff
INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI XIº Congreso de la AMP La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Kilak | Diseño & Web