DICIEMBRE|2017
#6
ISSN: 2362-3918
Lo que vendrá…
Noches de la Escuela
2da Noche Preparatoria hacia el próximo Congreso de la AMP 2018 en Barcelona
Conversación clínica: El oleaje de la psicosis ordinaria
Por Graciela González Horowitz

La noche iluminó con la provocación de los casos una interesante conversación, que hizo lugar a una cuidada y minuciosa exigencia ética de trabajo que oriente nuestra práctica. Al mismo tiempo, la conversación confirmó cómo el producto de un cartel, puede circular en el lazo al Otro estimulando la transmisión de una causa.

Detalles clínicos hablaron en el cuerpo de "una mujer fuera de lo común" y en el "género humano" que se encarnó en Uno.

Cernir lo singular bajo transferencia fue el privilegio que permitió – al decir de Gabriel Racki – una exquisita destitución del diagnóstico de neurosis en el caso presentado por Claudia Lázaro y un talento para el reenganche en el paciente de Diana Campolongo, propiciado por la posición de la analista en la transferencia.

Los comentarios de Guillermo Belaga y las intervenciones de Roberto Mazzuca brindaron ricos aportes en el intento de afinar la clínica.

Mazzuca apoyándose en los andamios que prestó la analista de una mujer fuera de lo común, pone en conversación la inquietud sobre el diagnóstico y nos aporta una indicación clínica al decir que si bien es importante discernir de qué tipo de psicosis se trata, no siempre eso se consigue y que en este caso – ahí va la indicación – es preferible no forzar y mantener la indeterminación abierta.

Agrega que los analistas tenemos cierta dificultad con el diagnóstico de melancolía, y que muchas veces no sabemos cómo ubicarlo, por lo tanto esto se traduciría también en el campo de las psicosis ordinarias al querer reconocer una "melancolía ordinaria" – y enfatiza – porque una "melancolía ordinaria" casi dejaría de ser una melancolía, ya que la melancolía tiene ese carácter extremo que está ausente en la paciente que trae Claudia. Dice esta paciente es "a – paranoica", porque en ella falta la queja, no llega a la culpa melancólica.

Belaga se suma y para decir sobre esto, prefiere utilizar la palabra "desvitalización" y así referir al desorden en la juntura más íntima de la vida. Y con la misma intención de interrogar el diagnóstico también desempolva un libro del psiquiatra francés Philippe Chaslin (1857-1923), para ofrecernos a la discusión el término "locuras discordantes", que anticipa el concepto de "semblante".

Por su lado Claudia extrae el detalle nodal del caso: "la separación" expresada a través de un fenómeno en el cuerpo "un llanto que despertaría hasta a los vecinos". Y nos transmite como el derrotero del tratamiento bajo transferencia permitió que esto gritara en la escena analítica. La maniobra permitió localizar la "desubicación del sujeto" que daba cuenta de una falla estructural que al inicio no parecía tener consistencia.

Diana, nos muestra cómo el sujeto es tocado en el sentimiento más íntimo de la vida y los obstáculos que se le presentan en el vínculo social. Esto trabaja de entrada. Su llegada al análisis es inolvidable, luego de permanecer un rato en la sala de espera profiere: "Es una forma un poco molesta de empezar una transferencia. Si resisto esto, habrá valido la pena". Tiene que engancharse con algo; podría pensarse que el análisis cumple esa función.

Elijo de este caso el detalle que le dio nombre. El cambio de género es un modo de respuesta, de solución a su inestabilidad imaginaria. La imagen consiguió también una cierta estabilización a partir de su relación a la pintura y la música. Su "excentricidad" es acorde a las figuras mundanas del artista. Su mujer sostenía su imagen de varón, caído el partenaire necesita algo de que sostenerse. Algo que lo sostenía como semblante cae, y se aloja en un nuevo semblante. La analista toma el relevo.

Para concluir, cuando terminó la noche, entendí que los dichos que aún percutían en mí, con su murmullo, hablaban de "una cuidada prudencia". Eso me evocó una frase de mi querida amiga Adriana Rubistein, en la que dice:

"Prudencia que no es sin embargo parálisis. Digamos que el legado del espíritu Freudiano enseña a reconocer los límites de la teoría, a renunciar a un saber anticipado y de certeza, pero al mismo tiempo estimula permanentemente a avanzar en el conocimiento y a intentar responder a los enigmas que la práctica genera". [1]


NOTAS

  1. Rubistein, Adriana, en Algunas cuestiones relativas al diagnóstico en Psicoanálisis. http://ea.eol.org.ar/03/es/textos/txt/pdf/textos_rubistein.pdf
STAFF

Dirección:
Luis Tudanca

Dirección Editorial:
Leticia A. Acevedo

Comité de Redacción:
Juan José García, Patricia Kerszenblat, Delfín Leguizamón, Alejandra Loray (Secretaria de redacción)

Colaboradores:
Silvina Díaz, Ana Cecilia González, Santiago Hormanstorfer

Staff
INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI XIº Congreso de la AMP La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Kilak | Diseño & Web