DICIEMBRE|2017
#6
ISSN: 2362-3918
Resonancias...
XXVI Jornadas Anuales de la EOL
Fantasmas, Ficciones, Mutaciones. El psicoanálisis y sus relaciones con la realidad
Conversaciones sobre lo que no se sabe.
Mutaciones del fantasma y fantasma fundamental.
Conversan: Graciela Brosdky y Florencia Dassen. Coordina: Hortensia Cárdenas.
Resonancias de una conversación: hacer un trazo en relación al cuerpo.
Por Greta Stecher

Dos preguntas me quedaron resonando: Una con la que Graciela Brodsky inaugura la mesa ¿Hay o no algo real en el fantasma? Y la otra la que Florencia Dassen tomó de Natacha Zarzoso ¿Qué pasa con este destino del objeto a?

En el primer caso Graciela recorre las derivas de ambas posibilidades: Si no hay algo real en el fantasma a lo real sólo queda acostumbrarse y el fantasma es sólo ficción, puesta en escena, un mero velo a lo real. Un no hay radical. En cambio, si sí hay algo de lo real, anudado o atrapado en el fantasma, dejaría al desnudo lo que sí hay; lo que vuelve siempre al mismo lugar: la pulsión. En este caso se trata de responder por el destino de lo real atrapado en el fantasma.

Situó al sinthome como un mixto entre síntoma y fantasma, que incluye lo real del síntoma y lo real del fantasma.

Luego hizo referencia al carácter como resistencia inigualable al desciframiento y al sentido; como un destino de la pulsión, incorporado al yo, una vez atravesado el fantasma fundamental.

También habló del estilo como lo más singular del goce de cada uno, en el plano más sublimado; el trazo, el objeto a. Y entonces ubicó, por la vía de la sorpresa, algo muy propio: la frecuencia de su utilización de la palabra "no", y el uso habitual de los adversativos "sí, pero" "¿no será caso qué?" Y se pregunta ¿No estará presente allí ese no fundamental… ese goce malo de arruinarle la fiesta al otro?

Finalmente dirá: ¿el atravesamiento del fantasma libera a la pulsión de sus usos fijos? ¡Sin duda!, pero, eso que localizo como carácter, eso que pesco como estilo es una manera de entender eso real… Para concluir que el fantasma da cuerpo a la identificación al sínthoma.

De la segunda pregunta, la que tomara oportunamente Florencia, acerca del destino del objeto a, me interesa situar lo que se conversó sobre la operación de desinvestimiento.

La operación de desinvestimiento nunca es total; hay lo que no termina de desinvestirse: ese kakón, núcleo de nuestro ser, un goce que no se reabsorbe por lo fálico. Contamos con el objeto a como núcleo elaborable del goce, pero hay un goce real que no pasa por el sentido.

A la pulsión ¿qué le pone un límite?: El objeto a, el fantasma y también el cuerpo. ¿Cómo se desinviste? ¿Hasta dónde? ¿Qué queda? No todo el goce entró en el fantasma.

¿Qué pasa con este destino del objeto a? algo que no se desinviste nunca y pasa por este aparato… ¿Qué hacer con el trôp de mal ineliminable? El sujeto es mortificado por el aparato del sentido que engorda el goce.

Esa deriva pulsional incesante, que es lo más vivo que hay, adquiere una función de límite con el sinthome. Se trata de hacer un trazo en relación al cuerpo. A nivel del sinthome y del fantasma la idea de restos es fecunda.

STAFF

Dirección:
Luis Tudanca

Dirección Editorial:
Leticia A. Acevedo

Comité de Redacción:
Juan José García, Patricia Kerszenblat, Delfín Leguizamón, Alejandra Loray (Secretaria de redacción)

Colaboradores:
Silvina Díaz, Ana Cecilia González, Santiago Hormanstorfer

Staff
INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI XIº Congreso de la AMP La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Kilak | Diseño & Web