DICIEMBRE|2017
#6
ISSN: 2362-3918
Resonancias...
XXVI Jornadas Anuales de la EOL
Fantasmas, Ficciones, Mutaciones. El psicoanálisis y sus relaciones con la realidad
Conversaciones sobre lo que no se sabe.
Fantasma y femineidad
Conversan: Silvia Ons y Silvia Tendlarz. Coordina: Manuel Carrasco Quintana.
Por Manuel Carrasco Quintana

Se me convoca a colaborar con esta revista a partir de aquel detalle de la conversación que haya resonado en mí de un modo especial. Haré un esfuerzo de reducción entonces, recortando lo que personalmente me resultó más interesante.

El primer dato curioso a señalar es que, sin haberse puesto de acuerdo previamente, ambas coincidieron en tomar la perspectiva del masoquismo femenino para abordar la relación entre fantasma y femineidad. Se trata de un binomio "inusual" en nuestro campo ya que tanto Freud como Lacan se encargan de subrayar el carácter masculino del fantasma, incluso el carácter masculino del masoquismo femenino. Hay entonces una disyunción entre feminidad y fantasma.

El punto que destaco en esta ocasión es aquel en el que ambas coincidieron respecto de la insuficiencia del fantasma para abarcar la femineidad, ese "continente negro" descripto por Freud. Mientras que del lado masculino de las fórmulas, el fantasma constituye el marco dentro del cual el goce fálico se despliega, siempre de un modo fijo e inmutable, del lado mujer la cosa es bien distinta. El fantasma del lado femenino tiene una mayor variabilidad. Allí el fantasma, en tanto relación entre $ y a, no alcanza para dar cuenta del goce en juego ya que el goce femenino necesita de un goce suplementario, aquel que se inscribe en la fórmula en la relación del $ con el S (Ⱥ) tachado (el significante de la falta en el Otro). Es decir que mientras a unos les alcanza con la fijeza de su fantasma para enmarcar el goce fálico, marco del que se espera que en el recorrido de un análisis puedan trascender, del lado femenino de las fórmulas el exceso y la deriva ilimitada parecen ser las marcas principales. El fantasma entonces de este lado resulta insuficiente para limitar y acotar esa deriva ya que hay un más allá del goce fálico.

¿Qué es lo que puede acotar esa deriva? Ambas coincidieron en que se trata de la pérdida de la singularidad como lo que se pone en juego en esa errancia, y que un riesgo es la salida por el lado de "ser la excepción", un intento por ser "únicas" para un hombre. Variadas referencias clínicas dieron cuenta de este fenómeno en el que el hombre aparece como estrago para una mujer, tanto en la perspectiva de lo ilimitado en la entrega amorosa como en algunos casos en los que llega a ponerse en juego la violencia física en una relación amorosa.

La apuesta por la singularidad en el recorrido de un análisis, dando lugar a la contingencia, constituye la única vía posible para acotar esa deriva.

STAFF

Dirección:
Luis Tudanca

Dirección Editorial:
Leticia A. Acevedo

Comité de Redacción:
Juan José García, Patricia Kerszenblat, Delfín Leguizamón, Alejandra Loray (Secretaria de redacción)

Colaboradores:
Silvina Díaz, Ana Cecilia González, Santiago Hormanstorfer

Staff
INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI XIº Congreso de la AMP La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Kilak | Diseño & Web