JUNIO|2018
#7
ISSN: 2362-3918
Los divinos detalles del Congreso de la AMP - Barcelona 2018
"Las psicosis ordinarias y las otras.
Bajo transferencia"

Miquel Bassols

Una perla

Una pregunta acuciante: ¿qué lugar tienen las llamadas "psicosis ordinarias" en la clínica de la subjetividad de nuestra época? Si en la clínica freudiana, y en la clínica estructural de la primera enseñanza de Lacan, la distinción entre psicosis y neurosis era clara y nítida, a partir de la introducción de este término en los años noventa por Jacques-Alain Miller, la distinción se deshace en una frontera que se extiende infinitesimalmente hacia el campo de una forclusión generalizada, hacia el campo de "todo el mundo delira".

 

Patricio Álvarez Bayón

Un divino detalle que me marcó en el Congreso: la conferencia que brindó Eric Laurent, en la cual situó una precisión fundamental para la dirección de la cura, orientándola de un modo novedoso.
Planteó lo que nos ha enseñado la psicosis ordinaria luego de años de trabajo con ella: mientras que el amor en la neurosis, y por lo tanto la transferencia, supone un lazo libidinal con un Otro, el sujeto psicótico toma a su cargo, solitariamente, los retornos en lo real; y esto implica un auto-tratamiento del goce. Mientras que el neurótico trata su goce con el Otro, el psicótico debe auto-tratarlo.
De ahí, que la psicosis ordinaria nos ha enseñado a incluirnos y ejercer el acto analítico en relación al auto-tratamiento del goce que hace un sujeto, un tratamiento sin Nombre del padre, y sin Otro.
Desde ahí, se modifica nuestra concepción del fin de análisis en la neurosis: una vez atravesado el fantasma, sin Nombre del padre, y sin Otro, un sujeto puede construir un sinthome que sea su modo singular, solitario, de auto-tratar el goce.

 

Cynthia Barreiro Aguirre

El aire de la clínica

Una cita primordial en Barcelona fue con la clínica. Anne Lyssy se detuvo en ese tiempo entre el final del análisis y la demanda de pase, en el encuentro con los pasadores, iluminaba ahí lo vacío, el hueco que debe haber, decía "hace falta agujeros para que pase". Siempre sin garantías. En la transmisión de la experiencia de análisis se hace imprescindible introducir el soplo de la vida. Cuestión que se evidenció en las excelentes presentaciones de la jornada clínica, la puesta en acto del no-todo.

 

Mirta Berkoff

Lo que ha sido para mí una perla en este Congreso ha sido la orientación de F. Ansermet respecto a lo que concierne a la diferencia sexual hoy.
Según su punto de vista tenemos que inventar otro modo de hablar. Se trata sin duda del lenguaje y su malentendido, pero para tratar al sujeto transexual que se reinventa a sí mismo, tenemos que reinventar el psicoanálisis. Dejar caer lo que del discurso amo nos impide orientarnos en la clínica actual. Lo intraducible de este mundo nuevo nos lleva a no leer desde una lógica causal sino desde una clínica herética.
Es imposible definir qué es hombre o mujer, cada uno debe hacer frente a ese insoportable, algunos sujetos lo hacen por medio del semblante, otros en lo real del cuerpo. La apuesta central es abrirse a las soluciones de cada sujeto, a sus hallazgos singulares, sin dejarse engañar por el discurso común. El tiempo de comprender, entonces, se ve sustituido por la invención.
Quizás dentro de 20 años cuando el 50% de la población haya cambiado de género, alguien nos cuente que se operó y le contestemos, "bueno ...y qué más?"

 

Verónica Carbone

Divinos detalles, algunos, No Todos, sin nombre de autor pues se trató de una palabra fugaz, que transmitió un bien decir.
Lo contemporáneo es lo que se nos escapa. Donde está lo imposible, reintroducir la causa y la responsabilidad. El límite del humor es el dolor.
El Pase como nudo central, hay un nuevo uso del síntoma desprendido de la cárcel de la pulsión. El lenguaje no existe por fuera de la condición de amor persistente de saber sobre lalengua. Creer en lo real sin comulgar con él. ¿Qué detiene y atempera lo que deriva sin ley? A la entrada: la inocencia y a la salida la ingenuidad. Se necesitan agujeros para que Eso Pase. Y la producción se da en cuatro tiempos que culmina con el "duro deseo de duelar el objeto".
Otro duelo: la ausencia de Judith Miller y algunos amigos entrañables.
La puerta de Duchamp que abre y cierra. Escansiones de un tiempo por venir y trabajo a realizar.

 

Andrea Carpi

Mi divino detalle para el Caldero

En este XI Congreso de la AMP con una organización excelente, el crisol de lenguas alumbró la lengua que nos une y orienta, en diversas partes del planeta, la orientación psicoanalítica.
Un Congreso muy vivo, en el cual la clínica, tanto de la Jornada clínica como de los testimonios de Pase, ha tomando la delantera, interpelando al sujeto de nuestro tiempo. ¡Vamos por la clínica! que nos alumbra las singularidades, y el uno por uno, "bajo transferencia" en el dispositivo analítico.
Una frase me quedó: "Hace falta el agujero para que eso pase" (Ana Aromi)

 

Vilma Coccoz

Fi de la metáfora sexualizante de Ives Vanderveken esclareció un punto doctrinal esencial: la noción de forclusión generalizada a partir de la fórmula de la forclusión del falo definida como "el desorden en la juntura más íntima del sentimiento de la vida." Miller, fiel a Freud, deduce el paradigma del goce que revela la clínica de la esquizofrenia, el goce no es a priori sexual sino autoerótico: mediante una compleja operación el goce asexuado del objeto a puede encontrarse y probarse como sexual, al localizarse y coordinarse al falo. Nunca completamente; por defecto o exceso, ese desorden vale para todos

 

Osvaldo L. Delgado

Divino detalle. Sobre el Congreso de la AMP Barcelona 2018

Para mí, ha habido varios "divinos detalles" durante el Congreso. El más impactante y que más me satisfizo, fue cuando presenté mi trabajo en la Jornada Clínica.
Abordé el texto de Freud "Una neurosis demoníaca en el siglo XVII", presentándolo como un caso de psicosis extraordinaria, a partir del ordenamiento que realiza Freud mismo.
Produjo escozor, desconcierto, y una gran cantidad de preguntas. Pude responder a todas ellas, y en un momento en referencia al caso, hice un elogio del trabajo agudo de una analista residente en Madrid sobre el mismo caso, aunque ella lo postulaba como neurosis. Fue un gran y merecido elogio, sin saber que ella estaba sentada en primera fila (yo no la conocía personalmente).
Cuando tomó la palabra, con gran lucidez refrendó todos mis dichos. Al final de su intervención, dijo: "¡yo soy Vilma Coccoz!". Colega que, del otro lado del Atlántico, realiza un trabajo respecto a la obra de Freud en total concordancia con la que realizo con mis equipos en Buenos Aires, sin haber tenido contactos previos.

 

Claudia Lázaro

El odio como lo que hay.
Tiempo 1

De la conferencia que dio Eric Laurent durante el último congreso de la A.M.P.: "Disrupciones de goce en las locuras bajo transferencia" una frase me sacudió: "el odio no se entretiene con los atributos…". Sabemos que el odio apunta a lo real, que es una de las pasiones del ser. Esperamos -decía Laurent- que en las instituciones la gente se entienda… y resulta que encontramos discordia, nos sorprenden las "irrupciones de goce". Subrayó que el odio no se explica sólo como sentimiento, como lo que miente. Más bien como lo que hay.
Esta conferencia que recorre la noción de transferencia en la enseñanza de Lacan poniendo el eje en los seminarios Libros 23 y 24, ha sido, además de una enseñanza, una interpretación. Me ayuda a pensar la clínica y a pensar la Escuela.

 

Débora Nitzcaner

Un peldaño más

Si bien "las psicosis ordinarias" podrían ser un nombre para la práctica de la época, a mi parecer en este Congreso la escalada se obtuvo en la formalización de su propia clínica. Con la evidencia de que éstas sólo se pueden determinar en el encuentro con un analista y con un inconsciente edificado "bajo" transferencia, que le abone una solución sintomática. Así fue que arribamos a Barcelona con una elaboración previa sobre una práctica y partimos con otra, una de firmeza clínico-política.

 

Gaby Salomon

Una de las "perlas" del Congreso fue para mí la actividad organizada por la FAPOL: la Conversación de la Red de Psicoanálisis Aplicado: "El tiempo y el dinero, desafíos para el psicoanálisis aplicado". I. Gurgel presentó un trabajo por la EBP, G. Cordido por la NEL y yo por la EOL. Se planteó que el tiempo limitado y/o gratuitad u honorarios institucionales son los nuevos paradigmas del psicoanálisis aplicado. Es interesante constatar las invenciones en cada lugar para hacer existir el discurso analítico.
Por otro lado el paciente siempre paga y el practicante siempre cobra por su trabajo.
Por último surgió una pregunta: ¿Cómo se posiciona cada practicante con el real del dinero en su clínica?

 

Gustavo Stiglitz

Generalizaciones

Cada Congreso de la AMP es un momento especial en donde precipita el trabajo previo. Es el momento de las conclusiones, pero también de las cuestiones que se abren, las sorpresas y las preguntas que vuelven sobre temas que parecían zanjados.
Los tres últimos congresos - Un real para el siglo XXI, El cuerpo hablante y el inconsciente y Las psicosis ordinarias y las otras, bajo transferencia - constituyen una serie, dentro de la serie de todos los congresos internacionales de la AMP, que a mi gusto nos dejan al borde de lo que no sabemos y que tocan de lleno lo que hemos llamado El problema de Lacan.
Este, o uno de sus nombres, es el de la juntura íntima del sentimiento de la vida. ¿Cómo opera? ¿Cómo es que no somos todos autistas?
Este es el tipo de pregunta que nos sugiere la ultimísima enseñanza de Lacan. .
Haciendo pie en la última palabra de la pequeña serie, Transferencia, es decir, sin renunciar en lo más mínimo a la especificidad del psicoanálisis, creo que en estos tres congresos nos hemos aventurado en un campo - el de la última enseñanza de Lacan, siguiendo la lectura de Jacques Alain Miller - en donde "todo", digámoslo así, se generaliza.
La forclusión, el delirio, el desorden en la juntura del sentimiento de la vida, todo ello ya no es privativo de la psicosis.
Si algo me resonó durante este congreso, en particular a partir de la excelente conferencia de Eric Laurent, fue el modo en que Miller cerró su texto "Ironía". No es textual, pero decía allí que todos hablamos de lo que no existe, el analizante y el delirante. La cuestión es cómo se hace existir algo sobre el fondo de lo que no hay.
Ese es el sentido del analista "que sigue" [1]. Sigue el modo en que cada uno construye su mundo. Esto tiene cierta relación, pero a la vez está lejos del "secretario del alienado".
El "analista que sigue" está abierto a las contingencias y al campo de las maniobras que vienen al lugar de la transferencia apoyada en el Sujeto supuesto Saber. Es lo que hace del psicoanálisis de hoy una pragmática, en el sentido de una acción que opere sobre lo real de cada uno.
En estas cuestiones me ha dejado pensando nuestro último congreso.

 

Paula Vallejo

Lo que recorto como un "divino detalle" de este Congreso tiene que ver con las presentaciones del día domingo, que llevaron por título "Cita con el pase". Y en particular, cómo Silvia Salman logró transmitir que aún en aquellos casos que no consiguen una nominación, el pasaje mismo por el dispositivo permite al analizante ubicar, a través de la lectura del cartel, ciertos rasgos de goce en los que se percibe la presencia del fantasma. Se verifica cómo el cartel se inserta en la lógica del pasante y funciona allí como partenaire suplementario capaz de incidir en el nuevo final. No complemento sino suplemento, que abre a una lógica no-toda, más allá del fantasma, causando un efecto de salida.

 

Manuel Zlotnik

Lo que más me gustó del reciente Congreso de la AMP

Del último Congreso de la AMP destacaría la jornada clínica, allí hubo una gran multiplicidad de casos clínicos que contribuirán a una significativa casuística de las psicosis ordinaria, mucho público circuló por las distintas salas simultáneas; fundamentales fueron las aperturas de las mesas en las que se establecían las bases conceptuales, el marco general; y por otro lado las ponencias finales de los AE aportando su grano de locura en cada una de las mesas.
Finalmente podríamos pensar a las psicosis ordinarias, con sus signos discretos, como un grano de locura singular de cada uno.

 

Una "yapa", Miró no podía faltar en nuestros divinos detalles

Claudia Lázaro

El odio como lo que hay.
Tiempo 2

Durante la recepción en la Fundación Joan Miró, una amable colega catalana me mostró el tríptico de Miró : "La esperanza del condenado a muerte". Me explicó también su contexto: año 1974, el joven anarquista catalán -de veinticinco años- estaba condenado a muerte por la dictadura de Franco, acusado de asesinato, nunca esclarecido, de un policía. Algunas intervenciones intentaron detener esta muerte tan inútil. Todo fue en vano. Lo asesinó la dictadura. Aún hoy no se pudo reabrir el juicio por el caso, cuarenta y cuatro años más tarde.
Dijo Miró respecto de su obra y del acontecimiento: "Es raro, pero a la vez significativo que yo acabara aquella obra el mismo día que ejecutaron con el garrote a aquel pobre muchacho, Salvador Puig Antich. Terminé el cuadro el mismo día que lo mataron, sin yo saberlo: una línea negra sobre un fondo blanquecino, una línea negra como un hilo que alguien corta porque tiene la fuerza, y nada de piedad". El artista nos lleva la delantera. El odio no se entretiene con los atributos.


NOTAS

  1. Laurent E. " Disrupción de goce en las locuras bajo transferencia". Conferencia en Barcelona 2/4/18
STAFF

Dirección:
Diana Wolodarsky

Dirección Editorial:
Mónica Gurevicz

Comité de Redacción:
Cynthia Barreiro Aguirre, Victoria Márquez, Cristina Nocera, Claudia Pollak, Analía Trachter

Colaboradores:
Silvina Díaz, Santiago Hormanstorfer, Delia Molina

INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI XIº Congreso de la AMP La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Kilak | Diseño & Web