OCTUBRE|2018
#8
ISSN: 2362-3918
Memento, desde el archivo de la memoria
Comentario del texto: "Los poros de la memoria" de Luis Erneta, El Caldero, Nueva Serie Nº13, Año 2010
Por Silvia Ons

Silvia OnsGran lector de Borges, Luis Erneta recuerda que el eximio escritor decía que la memoria es porosa para el olvido. Así, muchas veces se elide aquello que revela el texto "Pulsiones y destinos de pulsión"[1] de 1915 cuando allí Freud afirma que existen defensas anteriores a la represión. El trastorno hacia lo contrario y la vuelta hacia la persona propia son defensas frente a las pulsiones que indican que la satisfacción a la que estas aspiran está afectada por cierto imposible.

Pero: ¿a qué se debe tal olvido de la letra freudiana? Por mi parte, considero que ello responde a una lectura de Freud desde el primer Lacan ya que en determinados puntos, el último Lacan tiene mayor cercanía a Freud- aún con sus diferencias- que el primero. Es que el retorno a Freud está hecho con instrumentos que provienen del estructuralismo y de la filosofía, recursos que le permiten a Lacan liberar el psicoanálisis del oscurantismo en el que lo habían sumergido los posfreudianos pero que, al mismo tiempo, lo llevan a desconocer los aspectos de la obra que conciernen a los obstáculos, la viscosidad de la libido, la resistencia, el real pulsional, privilegiando por el contrario, el mecanismo de la represión jugado en torno al significante. Por ello Miller en La experiencia de lo real[2] , afirma que el primer algoritmo lacaniano desconoce la experiencia de lo real.

Lacan se afanó siempre en insistir- aún en 1966- que "el síntoma no se interpreta sino en el orden significante. El significante no tiene sentido sino en su relación con otro significante. Es en esta articulación donde reside la verdad del síntoma"[3] Lacan va de la mano de Freud, pero esto no debe hacernos olvidar que hay otras manos, o si se quiere utilizando el término de Miller, otras influencias.

La verdad- vinculada a la interpretación del síntoma como retorno de lo reprimdo, es un término que aparece mucho más en la obra de Lacan que en la de Freud, al mismo tiempo elabora este término tomando de Hegel la diferencia entre verdad y saber, de Heidegger la verdad como aletheia, de Koyré la lectura del cogito cartesiano, para nombrar algunas de las tantas referencias. Estas influencias junto a las vinculadas al estructuralismo, despojan a la verdad freudiana de su cara anclada a la sexualidad.

Miller dice que en la última enseñanza de Lacan la cura se dirige a otro terreno que el reprimido y que a esta zona que se califica de defensa no le conviene el término "interpretación" con lo que este término conlleva de efectos de verdad y de sentido. Hay que decir que esta diferencia se encuentra presente en Freud cuando en "Análisis terminable e interminable"[4] distingue lo que sería llevar a la conciencia algo del ello, de lo que sería corregir algo del yo, aludiendo incluso a una resistencia al descubrimiento de las resistencias. La represión para Freud no es la única defensa, hay mecanismos fijados al yo convertidos en modos regulares de reacción de su carácter que se repiten. Allí donde Freud habla en este último caso de corregir, Miller habla de perturbar. Pero tanto en un caso como en el otro el acto analítico apunta a hacer resonar la pulsión. Para Freud se trata de que el yo admita la pulsión a tal punto de preguntarse si la tarea analítica no producirá acaso un estado que nunca preexistió de manera espontánea en su interior[5], denominando operación genuina de la terapia analítica a esa modificación en el yo que, estimo tiene proximidad con la identificación al síntoma. En relación a la perturbación de la defensa Miller habla de la presencia del analista haciendo resonar la pulsión, movilizando algo del cuerpo con su voz, con su tono, su gesto y su mirada[6].

Luis Erneta nos recuerda que la memoria olvida esa actividad originaria en la que encontramos un aparato psíquico que solo encuentra en la defensa un modo primario de contrarrestar la pulsión que pugna por su satisfacción. Sin duda, gran lector de Borges y de Freud.


NOTAS

  1. Freud, S., (1979)"Pulsiones y destinos de pulsión", Obras Completas,T XIV, Amorortu, Bs, As., p122
  2. Miller ,J.A.,(2003) "La experiencia de lo real en la cura psicoanalítica", Los cursos psicoanalíticos de Jaques Alain Miller ,Bs. As., Paidós
  3. Lacan, J., ( 1966) "Del sujeto por fin cuestionado", Escritos I, Siglo XXI, México
  4. Freud, S ;( 1989)" Análisis terminable e interminable", Obras Completas, Bs.As., Amorrortu Editores, T XXIII
  5. Ibíd. pp 223-24.
  6. Miller, opt.cit., 136
STAFF

Dirección:
Diana Wolodarsky

Dirección Editorial:
Mónica Gurevicz

Comité de Redacción:
Cynthia Barreiro Aguirre, Victoria Márquez, Cristina Nocera, Claudia Pollak, Analía Trachter

Colaboradores:
Silvina Díaz, Delia Molina

INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI XIº Congreso de la AMP La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Kilak | Diseño & Web