OCTUBRE|2018
#8
ISSN: 2362-3918
Memento, desde el archivo de la memoria

Comentario del texto "Sueños en la conclusión de los análisis" publicado en El Caldero N° 2, Nueva Serie, Año 2007

Condensación condanzación
Los sueños en el final del análisis
Por Alicia Yacoi

Alicia YacoiLa interrogación sobre el lugar de los sueños en el fin del análisis conserva toda su vigencia. Los testimonios de los AE dan cuenta de ello.

La última enseñanza de Lacan conlleva una formulación del cuerpo y una reconsideración del inconsciente a partir de los efectos de lalengua que renuevan la pregunta por los sueños del final.

Inconsciente y cuerpo hablante es un programa de trabajo que J.-A. Miller nos indicó y para el que los sueños siguen siendo vía regia.

Lacan sitúa esta distinción, diciendo: "capten lo que les he dicho del hombre con su cuerpo, y que depende enteramente que el hombre dice que tiene un cuerpo[…..]esto no tiene nada que ver con lo que sea que permita definir estrictamente al sujeto" [1], para quien conserva la definición de ser representado por un significante para otro.

Como analizantes tenemos el sueño de decir lo verdadero sobre lo verdadero, como sujeto del inconsciente, y el sueño de tener un cuerpo.

Sin embargo, el goce pulsional, siempre en exceso en los bordes de las zonas erógenas, aunque tramado por haber sido dicho, se desplaza en una metonimia mortífera.Lo que la operación paterna limita por castración de ese goce no encuentra su límite.

¿Qué condensa la metáfora? El sueño muestra en un grito ahogado, una visión angustiosa el intento de detener, de fijar el objeto a, que presentifica más bien un extrañamiento, una fragmentación,muy alejado de tener un cuerpo.Pero sabemos que no es el Padre, sino el síntoma, la solución inventiva de cada uno, el que va a posibilitar una rectificación al nivel de la pulsión.

Es de eso que dan cuenta los sueños del final. De la voz del superyó que no vocifera, de la boca que ya no devora. Sin extrañamiento ni angustia ya, sin abrir al sentido.

En su última enseñanza Lacan sitúa la problemática de tener un cuerpo por la vía del síntoma. En el "Seminario 24" [2] hace una homologación entre la manera en la cual se manipula, se desenvuelve con el síntoma y lo que el hombre sabe hacer con su consistencia corporal.

¿Qué condensa la condensación? El término conserva la pregnancia de la operación paterna. ¿Conservamos ese término aunque el sueño del final no se dirija al Otro, que resta ya alteridad radical?

Lacan avanza en situar no ya el real del inconsciente, sino el real del síntoma. Nos dice que se sorprende que con respecto al cuerpo no reparemos más en el uso de la danza. Y propone el término condanzación, sin referencia ya al inconsciente, "una danza del cuerpo con el síntoma" [3].

Para Eric Laurent [4] "Esta distinción entre cuerpo y sujeto del inconsciente" es lo que lleva a Lacan a proponer el término, "condanzación sería del lado del cuerpo lo que condensación es del lado del inconsciente".

¿Podemos pensar así los sueños del final de análisis?

Noviembre 2018


NOTAS

  1. Lacan, J. El Seminario 23, El sinthome, La escritura del ego, pág. 151. Ed Paidós
  2. Lacan, J. "Seminario 24", clase del 16-11-76, inédito
  3. Lacan, J El Seminario 23, El Sinthomepág 152
  4. Laurent, E. El reverso de la biopolítica, pág. 120, Ed Grama.
STAFF

Dirección:
Diana Wolodarsky

Dirección Editorial:
Mónica Gurevicz

Comité de Redacción:
Cynthia Barreiro Aguirre, Victoria Márquez, Cristina Nocera, Claudia Pollak, Analía Trachter

Colaboradores:
Silvina Díaz, Delia Molina

INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI XIº Congreso de la AMP La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Kilak | Diseño & Web