OCTUBRE|2018
#8
ISSN: 2362-3918
Resonancias...
Noche de la Orientación Lacaniana
Un esfuerzo de poesía
Del padre freudiano a L/a mujer lacaniana.
Por Delia Molina

Delia MolinaEn el marco de las noches del Directorio en torno a trabajar el curso de Miller Un esfuerzo de poesía, pudimos escuchar tres textos donde cada rasgo que fue enunciado fue recibido por un auditorio numeroso, atento y entusiasta.

En primer lugar, Juan Mitre se refirió a que Lacan ubicando lo que significa estructura en psicoanálisis, prescinde de la censura y de la prohibición; reemplazando prohibición por imposibilidad, pues lo que está en juego es la relación entre la verdad y lo real.

En éste sentido precisó que el analista es el que recuerda el lugar de lo real y desde allí permite ceñir la ética del propio goce del analizante, sin imputárselo al padre. En ese más allá del padre podemos pensar una serie donde L/a mujer, lo oscuro y el oráculo encuentran distintos abordajes en la religión, la ciencia y el psicoanálisis.

Alicia Yacoi eligió hablar de la pasión por lo nuevo, a la que vincula en primer lugar con la elección forzada para afrontar los engorros del goce, elección entre ser hijos del padre o de los acontecimientos singulares. Lo nuevo concierne también al síntoma-cuerpo y a la transferencia.

Respecto del cuerpo y en relación a los tres registros, hay un cuerpo simbólico, un cuerpo real en tanto conjunto vacío y superficie de inscripción, lugar del goce y un imaginario corporal y consistente sin Otro, anterior al estadio del espejo.

El goce, supone una grieta cuyo límite natural se halla entre el goce en el cuerpo y el goce fuera de cuerpo donde se enganchan los objetos a.

Lo nuevo en la transferencia Alicia lo ubica en el "Seminario 24", donde el sujeto supuesto al saber es una atribución y no una existencia pues la barra rompe al Otro, el Uno dialoga solo y el partenaire es entonces el Otro roto. El analizante recibe su propio mensaje en forma invertida y produce saber.

Silvia Salman habló en tercer término, tomó el rasgo de lo femenino para ubicar que después del padre el goce se escribe en femenino.

Situó tres momentos en la enseñanza de Lacan como antecedentes del cuestionamiento al padre en 1963, cuando se produce la excomunión de la IPA, con el anuncio del dictado del seminario inexistente y en el Seminario 11, con la extracción del deseo de Freud en el psicoanálisis. Después del padre Lacan introduce lo nuevo.

Noche de la Orientación Lacaniana

Silvia nos habló de una operación de Miller sobre Lacan, un desplazamiento que permite pensar el goce sin el S1 que lo hace legible, lo cual permite despejar el goce femenino como tal, superada la interdicción del mito pulsional; hay asesinato del padre pero no hay asesinato del goce. Hay separación del S1 del plus de goce, haciéndolo consistir. Se trata de pasar de la impotencia a la imposibilidad lógica.

En un psicoanálisis laico, el analista dice sí a la feminidad; hay el riesgo de la ortodoxia por lo femenino pero la Escuela no es garantía de ninguna idolatría sino que está en relación al vacío de representación.

Luego de la lectura de los trabajos se inició un interesante debate que comenzó con una pregunta de Diana Wolodarsky, coordinadora de la Mesa "¿de quién somos hijos?", se hicieron escuchar distintas respuestas, "hijos del malentendido", "hijos del síntoma", " el sujeto respuesta de lo real."

Finalmente un brindis coronó una Noche de lúcido trabajo donde aún nos resuenan los interrogantes que abrió.

STAFF

Dirección:
Diana Wolodarsky

Dirección Editorial:
Mónica Gurevicz

Comité de Redacción:
Cynthia Barreiro Aguirre, Victoria Márquez, Cristina Nocera, Claudia Pollak, Analía Trachter

Colaboradores:
Silvina Díaz, Delia Molina

INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI XIº Congreso de la AMP La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Kilak | Diseño & Web