DICIEMBRE|2020
#11
ISSN: 2362-3918
Conversamos con los AE
Damasia Amadeo de Freda

Damasia Amadeo de Freda

El Caldero: La pandemia y el consecuente aislamiento, nos lleva a replantear las modalidades de transitar las distintas actividades de la Escuela. ¿Cuál es su impresión respecto a la presentación de su primer testimonio a través de lo virtual? ¿Pasa el pase a través del zoom? ¿Podría ubicar si hubo efectos de transmisión a la comunidad analítica?

Damasia Amadeo de Freda: Efectivamente, la pandemia y sus consecuencias modificó la modalidad de las actividades de la Escuela y la presentación de mi testimonio se inscribe en este cambio. Lamenté en su momento no poder presentarlo en el Congreso de la AMP, como estaba previsto. Pero reconozco que hoy me agrada el recuerdo de la presentación que hice por zoom y no me molesta la perspectiva de mis próximas presentaciones como AE por esta vía. La capacidad para asimilar algunos cambios debería asombrarnos. A mí a veces me asombran algunos, por ejemplo este, tan inesperado, tan inimaginable antes de la pandemia y que no obstante acepté sin dificultad.
Si pasa el pase a través del zoom es algo que no me corresponde decir a mí. Sí puedo decir que después de la presentación me llegaron muchos mensajes, algunos de ellos expresándome que el testimonio había atravesado la pantalla. Es elocuente esa fórmula, porque resuena en nuestros conceptos. Me resulta interesante y habría que indagar qué quiere decir que el testimonio pueda atravesar la pantalla. Tal vez se trate de un atravesamiento de lo imaginario.
Entre los mensajes, algunos hacían una lectura de los puntos cruciales que habían resonado en ellos. La lectura del otro, habiendo escuchado el testimonio y no habiéndolo leído, y esos mensajes espontáneos, muchos de ellos inmediatamente después de terminada la presentación, fue algo que me asombró y que, desde luego, me agradó mucho. Me asombraron esas lecturas por lo precisas, por ser tan a ras de lo que habían escuchado. También hubo quienes me pidieron el testimonio escrito para leerlo, luego de hacer una lectura habiéndolo escuchado. Antes de la presentación, temía que me faltara ese plus que aporta la presencia corporal, pero una vez presentado el testimonio, con la recepción que obtuve del otro en su camino de retorno, puedo decir que me dejó muy contenta, muy conforme con la experiencia, y tal como fue.

El Caldero: Ahora que ya tenemos el título del próximo Enapol -"Lo nuevo en el amor"- que nos pondrá a trabajar en torno a un tema tan preciado para nosotros, analistas. Podría usted precisar si ¿Hay algo de nuevo en el amor – y si es así, qué podría decir de su caso-, una vez atravesado el final del análisis y el dispositivo de pase?

D. A. de F.: La escritura es para mí sin lugar a dudas un nuevo nombre del amor, un amor nuevo por las palabras, expresado en una forma nueva de tratarlas. Durante el análisis hubo un amor muy claro por la palabra hablada, un amor por ir a hablar al análisis y al analista. Pude precisar en el análisis un primer pasaje del amor por la palabra hablada al amor por la palabra escrita, fue cuando escribí aquellos treinta y nueve textos de los que hablé en mi testimonio. Pero esa escritura estaba todavía muy teñida del amor de transferencia, y entonces el amor se balanceaba entre la escritura y el destinatario. Era tan importante escribir como el envío del texto, no podía imaginar uno sin el otro. Es cierto que escribir los testimonios implica otro destinatario: la comunidad analítica; pero ahí la situación es muy distinta.  
El análisis hizo nacer un amor nuevo por la escritura, un amor al que el pase terminó de darle forma y permitió ponerle un nombre. Pienso también que ese pasaje a la escritura puede ser un encuentro con el real del amor. Si tenemos en cuenta que el amor es uno de los nombres de lo real, escribir puede ser su signo, en el sentido de lo real como lo que no cesa de no escribirse. Ese “no cesa de no escribirse” se hace muy patente cuando escribo. Entonces, podría decir que el análisis condujo a la torsión de la búsqueda de escribir lo real por medio de la palabra hablada a buscar escribirlo por medio de la palabra escrita. Esta torsión abre a las posibilidades inconmensurables que ofrece la escritura. Y eso, para mí, es un gran hallazgo.

Damasia Amadeo de Freda
Noviembre de 2020

STAFF

Dirección:
Fernando Vitale

Dirección de Editorial: Alejandra Breglia

Comité de Redacción: Andrea Amendola, Eliana Amor, María Eugenia Cora

Colaboradores: Andrea Breglia, Mariela Coletti, Silvina Díaz

INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI Congreso AMP 2020 La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Logo de Kilak | Design Studio