DICIEMBRE|2020
#11
ISSN: 2362-3918
Divinos detalles de la Conversación EOL 2020 TRAUMAΣ
Un modo de tratar lo imposible
Por Deborah Lazzeri

Deborah Lazzeri

La Conversación 2020 fue una apuesta con coraje por parte del Directorio y Consejo de la Escuela. El cartel de organización supo transformar la perplejidad frente a lo inesperado de la pandemia en una animadísima conversación sobre la base de una elaboración colectiva y un efecto sorpresivo: el deseo de seguir conversando.

Cinco trabajos de duplas, cada cual con su singularidad, fueron abordando los nudos centrales del argumento, unidos por la rigurosidad y la alegría manifiesta. De norte a sur del país cada colega hizo su aporte.

Algunas resonancias:

Lectura
El hecho ¿ocurrió o no ocurrió? Pregunta tramposa. Lo que no engaña es el goce, de eso no hay sospecha. Un analista lector sospecha del recuerdo, siempre encubridor. Fragmentos hipernítidos ponen tope a la rememoración, no se encadenan. Espacio habitado por el goce. Un analista lector enseña a leer la distancia que hay entre las palabras y las letras. Eso lo separa de cualquier otra orientación.

Escritura
“Trauma clínico”, irrupción del exceso, la cantidad freudiana. Desanudamiento. Un acontecimiento de cuerpo propio del trauma y la elaboración. Pasar de la cantidad, del número real a la representación implica una escritura sobre una huella. Camino del “trauma clínico” a la escritura del síntoma. Uso del mito. ¿Cómo inscribir ese pasaje? Una operación de escritura que localice un borde al agujero del trauma. Un recurso: una nominación singular vía la presencia del analista, como soporte y como trauma.

Invención
Para responder a la irrupción de lo real en el trauma hay que inventar. Que el parlêtre se las arregle con los efectos traumatizantes de la lalangue vía la invención, es el desafío de la operación analítica. “Invento del uso del recurso”. Un hallazgo clínico: del niño del Fort Da freudiano amarrado al objeto carretel, al niño lacaniano que descansa sobre el “significante viviente” del hombro del Otro. En ambos hay invención. El trauma traumatiza y vivifica.

Zona Trauma
El testimonio da cuenta de una topología entre el acontecimiento histórico y el acontecimiento de cuerpo. Una perla: “zona trauma”. Otra topología. Trauma, testimonio y el analista integrados. Lo que diferencia el testimonio en un AE es que él encarna lo que no puede simbolizarse.

No saber hacer con el saber
El trauma comprende lo que “no hay” y lo que “hay”. Ambos sintagmas requieren de una elaboración a un problema. El síntoma es solución en tanto anudamiento. Es solución si se sabe hacer ahí con. ¿Y si no se saber hacer con el saber hacer ahí? Entonces, no basta que el síntoma anude, debe ser un instrumento. Desafío para la operación analítica. Y una pregunta final que me asalta: ¿Queda la disarmonía del lado del “no hay” y los arreglos del lado del “hay”?

Ha sido una conversación exitosa, es decir, una asociación libre colectivizada… y agrego: vivificante y abierta.

Dos últimas palabras que nunca redundan: ¡muchas gracias!

STAFF

Dirección:
Fernando Vitale

Dirección de Editorial: Alejandra Breglia

Comité de Redacción: Andrea Amendola, Eliana Amor, María Eugenia Cora

Colaboradores: Andrea Breglia, Mariela Coletti, Silvina Díaz

INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI Congreso AMP 2020 La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Logo de Kilak | Design Studio