DICIEMBRE|2020
#11
ISSN: 2362-3918
Resonancias...
Noches preparatorias a la “Conversación EOL 2020 TraumaΣ”
Una inventiva de Escuela
Por Andrea Amendola

Andrea Amendola

Un real pandémico irrumpió conminándonos a una discontinuidad sin precedentes. Las Jornadas Anuales de la Escuela, como uno de esos tantos latidos que animan su vida, no podrán llevarse a cabo, el encuentro de los cuerpos debe quedar en suspenso aún. El Consejo decide sostener el tema TraumaΣ y lo ofrece al trabajo por la vía la invención de un dispositivo en donde los integrantes de la Comisión Científica toman la forma de un Cartel que invita a un trabajo de Escuela: “Conversación EOL 2020 TraumaΣ preludiada por “La Previa”.

“La Previa” tuvo lugar el 6 de agosto bajo la coordinación de Mirta Berkoff, quien presentó tres trabajos rigurosos que al modo de una trenza, se articularon hilvanándose con textos de otros colegas.

Una resonancia me permite seguir un hilo: la opacidad singular del trauma.

Azucena Zanón presenta un trabajo que sigue la pista del trauma como concepto recorriendo los desarrollos del mismo en Freud y Lacan. Ubica cómo lo singular del trauma como aquel impacto de lalengua, nos lo enseñan los testimonios de los AE, citando el último testimonio de Graciela Brodsky: Apres-coup. Trauma como ese imposible de decir, esa palabra inexistente marcando el encuentro traumático con el Otro y con lalengua. Límite del análisis, goce opaco, momento inaugural del Uno solo.

Leonardo Gorostiza desarrolla la opacidad del analista trauma y allí delimita dos facetas fundamentales del mismo: aquella que hace al traumatismo universal en tanto agujero que impide haya regla prefijada de programación sexual, y otra que hace a la dimensión del excedente sexual, un inasimilable que deviene opaco al sentido, un intraducible, al decir de Freud. Hace notar el valor crucial del trauma para una clínica y una práctica que se proponga acompañar al analizante en el itinerario del ultrapase, para que allí logre dilucidar cómo ha ido enmascarando con los velos fantasmáticos lo real, pero no sólo eso -precisa-, puesto que se trata de aquello que objeta al sentido y que Lacan ubica en “La instancia de la letra…” como “el significante enigmático del trauma sexual” y que allí se localiza la diferencia absoluta, en cómo cada uno respondió y el goce que se ha fijado en cada uno para siempre marcando el estilo.

Cita una referencia que acercó nuestra colega Andrea Zelaya del curso de J.-A. Miller Los usos del lapso: el analista con su presencia encarna la parte no simbolizada del goce, entonces ¿cómo se alcanzar a tocar la opacidad del goce con los medios de la palabra hoy?

Preservar una cierta opacidad por algún sesgo de sus intervenciones, propone Leonardo, borde litoral que recorre ese hiato que articula la presencia de un analista bisagra que habite dos escuchas, entre sentido y goce opaco insamiliable.

Finalmente, Gabriela Cuomo luego de un trabajo que invita a no terapiar ni tap(i)ar el trauma, con su bien decir nos orienta: cuidemos el hiato.

De esta manera, considero que mientras la pandemia impide que el analista haga de su presencia encarnación, es vital para la vigencia del psicoanálisis que cada analista haga lugar a su acto de la buena manera, es decir, seguir orientando la interpretación más allá del sentido, allí en donde la opacidad singular del trauma puede ser tocada en su economía, deviniendo así resonancia encarnada.

STAFF

Dirección:
Fernando Vitale

Dirección de Editorial: Alejandra Breglia

Comité de Redacción: Andrea Amendola, Eliana Amor, María Eugenia Cora

Colaboradores: Andrea Breglia, Mariela Coletti, Silvina Díaz

INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI Congreso AMP 2020 La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Logo de Kilak | Design Studio