DICIEMBRE|2021
#12
ISSN: 2362-3918
Resonancias...
Resonancias del encuentro
Hacia la Gran Conversación virtual internacional de la AMP 2022 "La mujer no existe"
Por Paula Szabo
Paula Szabo

Moderadoras Cynthia Barreiro Aguirre y Roxana Cozza

Andrea Zelaya abrió la mañana del sábado 11 de diciembre para comenzar la actividad organizada por el Consejo de la EOL hacia la Gran Conversación virtual internacional de la AMP 2022. Tras recordar detalles formales de la inscripción, los ejes clínicos y los datos para las contribuciones invitó a navegar en el sitio web donde puede encontrarse esta información. https://www.grandesassisesamp2022.com/es/

Silvia Baudini tomó la palabra y antes de comenzar con su texto ¨Del empuje a la mujer a la aspiración a la femineidad¨, reconoció públicamente el trabajo de la comisión de la organización del XXII Congreso de la AMP ¨El sueño, su interpretación y su uso en la cura Lacaniana. ¨

En el primer punto bajo el eje Forclusión y ortodoxia, tensó el hilo lógico del automatismo mental de De Clérambault para hacer presente la noción forclusión del Nombre del padre, modo herético de respuesta en tanto y en cuanto el Nombre del Padre es una categoría heredada de la fábrica de la ortodoxia. Las nociones de empuje a la mujer, y no todo como "un todo fuera de universo¨ que extrae del Atolondradicho, le permiten plantear como consecuencia de la forclusión del N del P que La mujer no está barrada, e irrumpe a partir de una autopercepción de fenómenos alucinatorios y delirantes.

Segundo punto Un niño se autopercibe, señaló con Miller "que el mundo en que vivimos y viviremos, estará animado por el frenesí de la elección que hoy se extiende hasta la elección del sexo". Todo el mundo es loco nombra la elección generalizada. La pregunta ¿Un niño se autopercibe será lo que reemplace el pegan a un niño freudiano? queda resonando.

La vía lógica, por último, le permite decir que la interpretación hace valer que hay una hiancia, entre lo que se dice y lo que eso quiere decir. Soportar ese espacio es el deber que le toca al analista, ser soporte, del "te digo que tu dices algo diferente de lo que quieres decir".

Fabián Naparstek, toma 2 cuestiones de la presentación de Christiane Albertí que ubican para él una posición en acto de la AMP. Se suma así al puntapié inicial de los argumentos en plural, planteando que nos reunimos sobre un vacío en torno al que tendremos que escribir. En el contexto actual el psicoanálisis juega su papel. Señala el gender, cómo último significante con reales efectos. Eso se hizo, según nos señaló J.-A. Miller, sobre la base de la desfiguración del psicoanálisis utilizado con otros intereses. Si hasta ahora costaba hacer frente al debate, con la Gran conversación se ocupa un lugar, entre otros, en él. Para Freud en el centro había un agujero, eso implica que cualquier posición del sujeto tiene que ser explicada, no habría La elección oficial. Desde la perspectiva del falo y la tradición patriarcal, un análisis cualquiera sea, hace que un neurótico en un punto tenga que salir del placar. Ultima cuestión, el sueño mismo como un resto diurno que no podemos aplacar, Lacan plantea que se trata de un cuerpo que sueña para darle una realidad a lo real del cuerpo.

Concluye su intervención con las preguntas: Si la aspiración a lo femenino a la que asistimos se descifra al menos en parte como el orden viril que retrocede ante la protesta femenina. ¿Qué amplitud darle a esa aspiración? ¿Qué podemos extraer del principio femenino de las curas de hoy en las de las mujeres, cómo en las de los hombres?

Silvia Tendlarz ¨Lo singular de una mujer¨. Luego de agradece a quienes trabajaron en el Silicet Sueño y recomendar su lectura, sitúa distintos modos de abordar a las mujeres una por una. Toma las resonancias en ella de los argumentos para precisar que lejos estamos de la anatomía es el destino, y que nos confrontamos en la actualidad a una elección de goce que no se resuelve a través de las políticas de las identidades. El año Trans, junto a los colectivos feministas dan cuenta de la pregunta de qué es una mujer y cómo la sexualidad ha pasado al centro del discurso contemporáneo. El psicoanálisis mantiene viva la pregunta por el sujeto acerca de su elección de goce y de sexo para que la respuesta pueda darse de forma singular. No hay un saber acerca de la sexualidad, existe la contingencia del encuentro. El saber masculino produce un cierre, y al hacerlo rechaza el saber abierto del saber femenino, no todo. Saber dis-armónico que no asegura la felicidad de los amantes, como tampoco la identificación sexual. En forma contingente se escribe la letra de amor que suple la no relación sexual con la ilusión de que no cesará, fatal destino, también drama del amor. La elección de objeto no es más sencilla que la de sexo puesto que se sumerge en los laberintos del amor, del deseo y del goce.

Propone pensar los resortes subjetivos desde lo que se sostiene consentir o ceder. Lo más singular del goce del cuerpo, en soledad ante lo real de la vida cobra distintos matices -masculinos y femeninos, en el sentimiento de la vida.

Raquel Vargas, Hablósobre los efectos de las 30 Jornadas. El goce femenino definido cómo régimen de goce cómo tal obligó a separar pequeñas partículas del otro goce, del goce místico, de ir precisando cada vez más el punto que articulaba lo femenino. Hasta hacer surgir el goce femenino cómo una defensa a la formula la mujer no existe.

De las actividades preparatorias, Notandark, Desmostaje, La/bibliografía, Ergo Sum, tanto cómo de los informes de las duplas de investigación sobre el título de nuestras jornadas, surgieron perspectivas en común y diferencias. El intento de no hacer de lo femenino un flogisto como lo fue la interpretación en Lacan, que podía ir acomodándose a diferentes formulas. Lo femenino como la antesala de lo que va a formularse con la noción de Sinthome fueron abriéndose en diferentes debates. Se trabajó el tema del lenguaje y su distinción de lalangue. Se propone no concluir rápidamente sobre el lenguaje inclusivo. En lo que se desarregla en la gramática hablada del lenguaje, algo que es ya un arreglo con la inexistencia, con el agujero central en el lenguaje humano. El forzamiento como un punto común entre el lenguaje inclusivo y el análisis, son diferentes vías de forzar algo. Los goces surgen de una desmentida generalizada a la inexistencia de la mujer, forma de defensa atribuible a todo ser hablante. Litorales complejos de definir, porque hay goce femenino es que el ser hablante está obligado a tratamientos espontáneos como el síntoma, el fantasma. Para concluir toma la pregunta de la Lacaniana 30, al articular lo femenino a la una equivocación, nombrar al incc también en clave de lo femenino ¿Qué es lo que rige el contagio de ciertas fórmulas?

Andrea Zelaya retoma lo que rige el contagio de ciertas formulas y las coordenadas de las que hacemos uso.  Propone pensar el psicoanálisis como partenaire de la época, siendo que Miller define al término partenaire como ¨la relación que no hay¨, y pone en juego ese modo posible de lazo con lo que el psicoanálisis puede decir y con lo que, en algunas cuestiones, puede enseñarnos la época.

Osvaldo Delgado, Retoma la multiplicidad de géneros y el lenguaje inclusivo en articulación al forzamiento que implican. Propone pensar que la conmoción del régimen fálico contemporáneo produce un efecto de angustia, que se expresa tanto en la violencia, en los feminicidios, en el empuje/forzamiento permanente al lenguaje inclusivo, a la problemática del genero, todas respuestas ordenadas desde un ¨nombrar para¨ inacabado, eternizado, donde se sigue nombrando, porque no se puede soportar la desligadura fundamental que hay entre pulsión y objeto, nombrado muy tempranamente por Freud en 3 Ensayos.

Kitty Guerberoff, se pregunta cómo seguimos hablando de La sujeto, palabra que viene del alemán, mala traducción en femenino en el Seminario 3, se pregunta así de que nos defendemos cuando decimos La sujeto.

Silvia Tendlarz, responde la angustia que produce en los hombres la caída del dominio de lo fálico, puede traducirse en expresiones sintomáticas pero en lo que concierne a los feminicidios, más que la división subjetiva esta el hombre de goce, un hombre reafirmado en su posición de ir hasta el final con su goce. Habría que poder tomar las 2 perspectivas, el contrapunto.

Fabián Naparstek, pregunta qué partenaire es el psicoanálisis de la época, cuál es el que conviene en cada ocasión. Respecto del forzamiento en relación al lenguaje inclusivo o ubicamos ¨ellos y ellas¨ o ¨elles¨ como 2 perspectivas diferentes. Uno va en el sentido de eliminar la diferencia, el psicoanálisis debería ubicarse en el lugar de sostener la diferencia, ir en contra del sueño de eliminarla.

Silvia Baudini, toma la diferencia entre ¨ser nombrado para¨ y ¨ser incitado para¨. La palabra influencer (a diferencia de lo que Miller nombra intercesor, refiriéndose al pasaje de Freud a Joyce como tal), es lo que hoy se ve en los niños y jóvenes que son "incitados para", incitación a llevar hasta las ultimas consecuencias aquello que no se sabe bien que es. ¿Que hacer con el desenfreno de la ley trans?. No hay un Otro dónde un niño pueda referirse, entonces están las redes. El problema con el que nos enfrentamos hoy es entre la autopercepción y el neuro real, esa es nuestra pinza.

Raquel Vargas, el lenguaje inclusivo advierte que hay algo que no se incluye nunca en el lenguaje y es La mujer. Con esa formula lo imposible de incluir en el lenguaje como tal se trabajo sobre las diferentes manifestaciones y formas de trasmitir. El lenguaje articulado es en si mismo es un forzamiento. El genero responde a la ideología de querer incluir lo que se no incluye. Con esta dificultad trabaja el discurso analítico con aquel que quiera incluirse en esa exclusión.

Delgado, Aclara que no deja de lado, cuando refería a la angustia frente a la caída del orden fálico, el goce al que hacía referencia Tendlarz. La categoría del ser nombrado para es una categoría muy actual en la clínica. Un ¨yo decido¨ es una forma de esa formula.

Gustavo Stiglitz, La autopercepción, como este nombrar para, la pareja parental pasa a ser la madre y lo social.  Aunque haya la autopercepción, detrás esta el otro social nombrando para, las redes que empujan. La cuestión estructural en juego es el tratar de encontrar nombre para lo que no lo tiene. El trabajo hacia la conversación es eso, ahí nos embrollamos, hay que soportarlo por un tiempo. 

Gabriela Camaly, señala que convendría distinguir una pluralidad de goces y no reducir todo al goce femenino. Plantea la diferencia entre el empuje a la mujer en la psicosis -sostenido en la certeza de que "La" mujer existe, a la cual el sujeto se identifica como objeto del goce del Otro- y el campo de lo femenino donde hay que situar el "La" barrado (ð) y por consiguiente la relación con el falo y con el Otro goce. Asimismo, consentir a la posición femenina anudada a la división entre los goces sería algo bien distinto del sometimiento al goce del Otro.

Respecto del goce femenino como "desmentida generalizada" -tal como se ha dicho antes- sugiere que sólo podría pensarse así en la medida en la cual la experiencia del goce femenino pone en cuestión que el falo pueda drenar todo el goce que afecta a una mujer, tal como situó Lacan en "Ideas directivas...."

Por último, subraya la dificultad para pensar el goce femenino como defensa, porque más bien Lacan plantea una defensa estructural frente a lo que para el sujeto se presenta como goce femenino. No sería tan claro que esta época de explosión de los discursos feministas, de género y trans le haga lugar a lo femenino, sino al revés. Cómo analistas conviene orientar el oído para ubicar cómo cada uno rechaza lo femenino, es ahí que se hace síntoma.

Silvia Baudini, Lo imposible se ha vuelto contingente, brújula para leer la época. A la pregunta acerca de qué partenaire, responde un partenaire encarnado, que no sea google. Que no sea figurita de una pantalla, como lo hemos sido estos dos años.

Raquel Vargas, hay puntos de acuerdo y puntos que no.  El hecho de que el goce femenino exista como respuesta a lo que no hay, que es la tesis más fuerte de todo el trabajo, hace que sea pensado en una vertiente defensiva. Distintas respuestas a lo que no existe. La necesidad de sacarse de encima un poco la gramática, la que nos interesa es la gramática de la pulsión. Para hablar de la verdad que puede estar trayendo el lenguaje inclusivo sin saberlo.

Silvia Tendlarz, Concluye con preguntas, para dar lugar a lo que será la Gran conversación. El partenaire siempre es síntoma, ¿cómo se vuelve una mujer síntoma de otro cuerpo, para lo mejor y para lo peor? ¿Qué relación hay entre lo real de la vida y lo femenino?

Andrea Zelaya, Finaliza la conversación proponiendo dejar esas preguntas de S. Tendlarz para continuar trabajando en nuestra cita con La Gran Conversación Virtual.

STAFF

Dirección:
Fernando Vitale

Dirección de Editorial: Alejandra Breglia

Comité de Redacción: Andrea Amendola, Eliana Amor, María Eugenia Cora

Colaboradores: Andrea Breglia, Mariela Coletti, Silvina Díaz

INTERLINKEANDO
Escuela de la Orientación Lacaniana Asociación Mundial de Psicoanálisis Asociación Mundial de Psicoanálisis FAPOL Today Lacan XXI Congreso AMP 2020 La Red de la EOL Virtualia Virtualia Entrelibros Cuatro+Uno
APP
APP
REDES
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Logo de Kilak | Design Studio